Participación

Opinion 02 de octubre de 2020
Por cuarta vez, el gobernador Gustavo Sáenz impulsa la designación de un miembro de la Corte de Justicia. La integración del Alto Tribunal fue un tema que no descuidó desde su asunción en diciembre pasado, al punto que en sesiones extraordinarias la Legislatura amplió el número de sus miembros según una polémica propuesta girada a tres meses de asumir el Ejecutivo.
corte de justicia 9

En este caso se trata de la renovación del mandato de Fabián Vittar, un juez que está en ese cuerpo desde 2008 y sólo es superado en antigüedad por Guillermo Catalano, el actual presidente y el único que queda nombrado por el gobernador Juan Carlos Romero. Vittar forma parte de la pléyade de designados por Juan Manuel Urtubey, que integran Sandra Bonari, Enrique Samsón, Pablo López Viñals y Teresa Ovejero. 

A Sáenz le tocó designar a Horacio Aguilar como reemplazante de Guillermo Alberto Posadas, quien fue juez decano permaneciendo 25 años en la Corte. También a Adriana Rodríguez Faraldo y Alejandra Gauffín para ocupar los dos cargos con los que llevó a 9 el número de miembros.

Estas designaciones, en atención a la función del Poder Judicial en el sistema democrático, despierta siempre la atención ciudadana y motiva la opinión de especialistas y referentes sociales y políticao. De alguna manera, el entonces gobernador Urtubey trató de formalizar esa tendencia y a poco de asumir su primer gobierno sancionó el Decreto 617, de febrero de 2008, reglamentando  la facultad que la Constitución de la Provincial le confiere al Poder Ejecutivo,  de nombrar a los miembros de la Corte de Justicia, con acuerdo del Senado. Ese procedimiento participativo es el que ha puesto en marcha el gobernador Sáenz, a través del Decreto 614  sancionado ayer para proponer la continuidad de Vittar, cuya actual mandato está a punto de vencer. 

La participación que propone este procedimiento fue siempre presentada por su promotor como una autolimitación de la facultad constitucional, que permite una injerencia significativa del titular del Ejecutivo en la integración del gobierno de otro poder. El propósito expresado fue el de otorgar transparencia al proceso de preselección de candidatos aunque en ese momento, en realidad, seguía la línea impuesta por el presidente Néstor Kirchner para dar señales virtuosas a la ciudadanía, mientras construía el sustento político del que careció al asumir esa magistratura.

Esta consulta, que lleva adelante el Ministerio de Gobierno, convoca a la participación de la ciudadanía en el procedimiento para la cobertura de vacantes en la Corte. Como parámetros fija en un marco de prudencial de respeto al buen nombre y honor de los candidatos, con el fin de lograr la correcta valoración de las aptitudes morales, de la idoneidad técnica y jurídica, de la trayectoria y el compromiso con la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos que hagan al propuesto, “merecedor de tan importante función”, dicen las bases de este proceso.

Dos elementos son fundamentales para asegurar la eficacia del mecanismo, que hasta ahora no ha quedado demostrada. Una de ellas es la adecuada publicidad de la puesta en marcha del procedimiento, exponiendo los antecedentes del o la postulante y la otra, no menos significativa es la participación social lo más amplia y honesta posible. 

Fabián Vittar está acompañado por un importante currículo y ya lleva doce años en esa función, en la que ha ocupado cargos de relevancia, incluyendo la conducción de la Escuela de la Magistratura del Poder Judicial. Queda que el compromiso ciudadano con la Provincia asegure esa participación, para concurrir a levantar la calidad institucional.

Salta, 02 de octubre de 2020

Te puede interesar