Esperanzas

Salta 09 de octubre de 2019
En vísperas de un feriado largo y en un marco de crisis generalizada, emerge con crudeza la que puntualmente afecta a la actividad aerocomercial. La empresa salteña de aviación viene manifestando sus dificultades con incumplimientos en sus servicios, que recrudecieron esta semana. Este miércoles dejó varados a una treintena de turistas que debían regresar a Buenos Aires.
18-06-web-andes-avion

Pero es un botón de muestra; ya en julio pasado, cuando el Gobierno Nacional exhibía el éxito de su política para el sector –calificada como "la revolución de los aviones"-, las empresas advertían sobre dificultades que en este tiempo se han corporizado en una situación conflictiva. El dumping que entonces se sospechaba está haciendo estragos, incluso en el sector que lo provocó.

Salta es una de las provincias beneficiadas por la política de  fuerte impulso al aumento de los pasajeros aéreos mediante el aliento a las empresas low cost. Un informe de julio último, al cierre de la temporada de turismo invernal se dio cuenta de un aumento del 44% de arribos aéreos desde el 2015. Ese crecimiento no solo incluye la cantidad de viajeros sino una mejora sensible de la conectividad que se abrió hacia distintos puntos del país y el mundo, sin pasar por Buenos Aires.

Aerolíneas Argentinas, la línea de bandera, fue una de las que más creció, pese a que no quedó al margen de las dificultades que venían padeciendo las otras compañías. Ello llevó a que desarrolle una fuerte campaña de promoción con reducción tarifaria, que pudo tolerar por la política de subsidios que la sostiene pero no ha podido evitar el reclamo de sus trabajadores por el atraso salarial que se viene registrando.

Las empresas reconocen que la demanda de pasajes crece por tarifas que ya no pueden sostenerse aun revisando las estrategias de negocios. Como un dato indicativo, se indicó que un pasaje que tendría que costar 100 dólares, se vendió en julio a 15, según el informe que se difundió periodísticamente. El problema es que el déficit que se trataba de pilotear luego de un primer semestre con dificultades, está desbordado a partir de las sucesivas devaluaciones, especialmente la registrada en agosto, tras las PASO nacionales.

La política del gobierno de Cambiemos para promover la actividad aerocomercial se basó en la eliminación de  los pisos para los pasajes. Ello llevó a  un aumento de la cantidad de pasajeros pero el resto de la política económica no acompañó el esfuerzo inicial de las compañías que ingresaron y volaron en el arranque por debajo del costo.

Empresas como Andes, de capital nacional, tuvo que encarar un plan de achique del 40%, pero no ha resultado suficiente. Con 320 empleados, 77 de ellos en Salta, ha reconocido que sigue en pie por el esfuerzo de esa planta, a la que se le adeudan 4 meses de sueldo. El dato sobresaliente es que en esa actividad económica todos los costos son en dólares. Se trata del leasing de aeronaves, los repuestos, el adiestramiento y el combustible, que se referencian en la moneda estadounidense y ya no se puede mantener. Además, puntualmente en el caso de esta empresa, está aguantando una deuda de la provincia de Chubut, que está hundida por desajustes que la tienen paralizada desde hace más de cien días.

Hasta el 27 de este mes, nadie espera cambio alguno que no sea un empeoramiento de la situación. Desde la definición de ese día, solo la concurrencia de todos los sectores nacionales genera esperanzas.

Salta, 09 de octubre de 2019

Te puede interesar