Definiciones

Opinion 03 de octubre de 2019
Los candidatos han comenzado a abandonar el territorio y a concentrarse en los espacios que resuelven las cuestiones instrumentales de una elección. La atención se vuelca sobre la acción que directamente tiene que ver con los comicios y su control. Los fiscales generales e informáticos son tan importantes como las medidas previstas para asegurar la participación de los electores y, en lo posible, para que la boleta electrónica sea un vehículo y no un escollo a vencer.
10236-este-domingo-llenemos-las-urnas-de-esperanza-dijo-saenz-en-el-cierre-de-campania

Sin embargo, para buena parte de la dirigencia política esta campaña fue un descenso al infierno, porque la crisis económicosocial descripta con guarismos altamente negativos se manifestó en situaciones concretas, que involucran a personas que sobreviven con dificultad a políticas erróneas. Los candidatos capitalinos han podido verificar el éxodo desde un interior sin esperanzas a una ciudad escasamente amigable con los que llegan sin recursos.

El recorrido por barrios y villas, especialmente en los cordones periféricos que contienen a los núcleos poblacionales más densos, han permitido confirmar el fracaso de políticas sociales y económicas que promovieron un éxodo poblacional infructuoso. Como ejemplo vale señalar que los programas de asentamiento urbano fueron rebasados por los pedidos de terrenos y la precariedad ha superado las exigencias burocráticas de contar con autorizaciones para ocupar terrenos fiscales. A punto de cerrar un ciclo de gobierno de doce años, no hay política de vivienda que contenga la demanda habitacional en la principal ciudad de la Provincia.

Los índices de pobreza e indigencia, que colocan a Salta y su área metropolitana entre las peores calificadas, representan también la ausencia o el fracaso de políticas económicas que en el lapso indicado, no han contribuido a generar riquezas ni a aportar soluciones a problemas de vieja data.  En la Capital, cuatro de cada diez salteños se encuentran bajo la línea de pobreza y si no se adoptan decisiones de inmediato, seguirá ascendiendo la cifra de cien mil nuevos pobres del último año.

Los datos oficiales son inapelables pero no han desanimado a centenares de ciudadanos dispuestos a asumir en toda la Provincia responsabilidades de gobierno. De ello dan cuenta los dieciocho candidatos a intendentes de la Capital que pretenden conducir el gobierno ubicado en la primera línea de lucha contra una realidad que se describe en la falta de desarrollo y en la parálisis de cualquier iniciativa para frenar la progresiva pauperización.

Estos candidatos coinciden en el diagnóstico y se diferencian en las soluciones propuestas. Mayoritariamente tienen un plan de acción que empieza por calmar el hambre de amplias franjas de población. Hay necesidad de trabajo, de vivienda, de atención sanitaria, de educación pública, de seguridad. Pero en el principio, hay necesidad de alimentos.

En campaña se escucharon propuestas expresadas de manera general o como medidas puntuales que en todos los casos sonaron a expresiones de deseos, cuya concreción depende de un acuerdo político entre todos los sectores. No es de otro modo que se puede llevar adelante la revisión de convenios con empresas que prestan servicios esenciales de manera altamente onerosa. O definir un plan de obras barriales con la participación de vecinos, para optimizar la utilización de recursos siempre escasos y generar fuentes genuinas de trabajo. El estímulo al emprendedurismo o la formación de recurso humano en oficios también son políticas que deben acordarse porque hacen a la definición de un plan que trascienda la crisis.

En lo inmediato hay que definir candidatos y eso sucederá el domingo.

Salta, 03 de octubre de 2019

Te puede interesar