¿La foto de la discordia?

Opinion 30 de septiembre de 2019 Por
A través de algunos medios me enteré que el Procurador General de la Provincia habría presentado una denuncia contra mi persona. No sé más que eso pero puedo dar las explicaciones que me pidan.

Cornejo_casamiento

No tengo la menor idea de qué se trata pero sí puedo señalar que Abel Cornejo es un hombre al que siempre le gustó estar en la cresta de la atención pública. Desde que ingresó al Ministerio Público realizó anuncios espectaculares pero parece que se le acabaron sin que alcanzara los objetivos anticipados. Es así que nada se esclareció de lo que decía que iba a esclarecer.

Contra mí me parece que usa dos palabras: extorsionador y operador. Son términos frecuentes en su lenguaje: los usa muchísimo y aplica con frecuencia; por eso ese lenguaje. Pero no sé qué más decir de este hombre que siempre estuvo en alguna función judicial. Puedo señalar que siempre tuvo aspiraciones políticas, no cesa en sus esfuerzos por estar permanentemente en los medios y yo puedo ser un buen trampolín para eso.

Me asocia a un abogado al que vi una sola vez. Se trata de Pedro Arancibia, quien representa al viudo de Jimena Salas, una mujer asesinada sin que a dos años de eso hecho se tenga la menor idea de lo que ocurrió. Lo invité a Cara a Cara para hablar de lo que a todas luces es un feminicidio y Arancibia formuló fuertes críticas contra él. Abel Cornejo también había sido invitado para participar de ese programa y decir lo suyo pero no aceptó ir porque iba a compartir un espacio.

Su egolatría le exige protagonismo y como considera que soy un buen elemento para colocarse en el primer plano de ese caso, seguramente lo va a conseguir a través mío durante las próximas 48 ó 72 horas. Esa puede ser la intención de una denuncia frente a la cual me pongo a disposición de quien quiera porque seguramente –si efectivamente ha ocurrido- en algún momento tendré que presentarme ante alguien.

Todo demuestra que el Procurador Cornejo tiene una mente bastante especial. Gran imaginación, sin dudas, porque adjudicarme la intención de entorpecer una investigación en perjuicio de la familia Salas, es descabellado si se tiene en cuenta que toda la tarea periodística de Aries y la propia, apunta a contribuir con el esclarecimiento del aberrante crimen.

No puedo desentrañar las intenciones del Jefe de los Fiscales porque todo está dentro de su cabecita. Como medio de comunicación tratamos de dar información lo mejor que se pueda y darle lugar a todos para que puedan expresarse. Cabe destacar que no necesariamente tenemos que compartir lo que dice el doctor Arancibia en representación de su defendido ni tampoco explicar la actitud de Cornejo, la que es bastante desconcertante.

Lo cierto es que voy a cualquier lado porque tengo la conciencia muy tranquila y no sé si todos pueden hacerlo. Al menos no sé si puede hacerlo quien habla de extorsiones y operaciones políticas porque conoce de qué se trata ya que es parte de su vida.

Si trato de bucear en eventuales razones, encuentro un problemita por una fotografía publicada en Aries On Line en algún momento. Está vinculada al caso Huergo, que compromete a funcionarios públicos y empresarios en uso de facturas falsificadas. La Justicia Federal intentó dar intervención a la Justicia Provincial porque afectaba recursos de organismos públicos locales pero la Procuración planteó resistencias.

Oportunamente interpreté que, ante su negativa a que las investigaciones por delitos tributarios y corrupción cambiaran de jurisdicción, debía el Procurador General Abel Cornejo dar explicaciones sobre si actuó en algunas de las causas que involucran a Matías Huergo. Esa conclusión lo irritó especialmente porque la fotografía de la discordia era la del casamiento del empresario y mostraba al novio y su flamante esposa junto a un grupo de invitados, que integraban Abel Cornejo, por entonces Juez de la Corte de Justicia de la Provincia y Martín Grande, periodista y actual diputado nacional y pre candidato a intendente, con sus respectivas parejas. Yo no fui al casamiento pero recibí la foto de manos de Cornejo.

No entiendo qué ocurre pero no quiero participar de ninguna farsa.



Te puede interesar