Según Loutaif, al Gobierno le falta humildad para reconocer la crisis

Política 03 de septiembre de 2018
El presidente del Consejo Económico Social de la Provincia y contador Julio César Loutaif, visitó los estudios de Aries para dialogar con Hablemos de Política sobre los anuncios realizados por el Gobierno Nacional y sostuvo que el segundo semestre va a ser muy malo a menos que venga más dinero del FMI, aunque desconoce si van a querer ayudarnos porque “somos muy pecadores”.
Loutaif

Loutaif afirmó que la gran pregunta de los argentinos es ¿Cuál es el rumbo? Porque sin duda que hay cuestiones que no son discutibles porque se agotó la capacidad de endeudamiento de la Argentina.

“El Presidente subestimó al gobierno pensando en que esta suerte de gradualismo podía darle margen de tiempo como para llegar al equilibrio fiscal en cuatro años”, indicó.

El contador contó que le preocupa que hay un sector de la oposición que fue gobierno antes de Macri y por otro lado hay un peronismo federal pero que no tiene un liderazgo claro.

El especialista dijo que uno de los grandes problemas de los argentinos es la falta de dialogo. “Me parece que tenemos que repasar la cuestión porque dentro de las fuerzas políticas se debe poder conversar. Sin embargo, el convocante es el que tiene la responsabilidad primaria porque fue electo por el pueblo”, expresó.

Luego, Loutaif manifestó que no ve que el peronismo federal salga a hacer una convocatoria para resolver los problemas porque el que tiene la manija es otro. “El que tiene el poder, debe tener humildad y reconocer que en momentos de crisis, se debe convocar a otros sectores para ver cómo se sale adelante”, aseveró.

“Hay muchos sectores que la pasan mal. Es una preocupación de todos. Cada día estamos devaluando nuestro peso entre nosotros. Ya no confiamos en nuestro peso”, aseguró el contador y dijo que este segundo semestre va a ser muy malo, excepto que venga mucha plata del FMI”.

Finalmente, aseveró no sabe si el Fondo Monetario Internacional va a querer ayudarnos nuevamente porque básicamente, Argentina va a pedir perdón a los cuatro meses del primer préstamo. “Es como confesarse con el cura, tomar la comunión y al otro día volver a confesarse. Somos muy pecadores nosotros”, concluyó.

Te puede interesar