Intimación

Opinion 03 de octubre
La Cuenta General del Ejercicio es una rendición de cuentas cuyo objeto es verificar si el programa de gobierno, que se determina a través del presupuesto, se ha cumplido. Se ubica dentro del capítulo constitucional del control parlamentario en razón de su estrecha vinculación con la aprobación del esquema de gastos y recursos.
dipus

Su elaboración y conformación exige la intervención de diversos estamentos, que deben ajustarse a plazos estrictos para cumplir con la manda constitucional que determina que las Cámaras legislativas no pueden pasar a receso cada 30 de noviembre, sin haber aprobado el presupuesto y sin haber considerado dicha cuenta. Una de las competencias de ese poder es precisamente la de aprobar, observar o desechar anualmente la Cuenta General del Ejercicio que le debe remitir el Poder Ejecutivo antes del 30 de junio, informando el movimiento de la totalidad de la hacienda pública provincial realizado durante el ejercicio anterior.

A través de los plazos que determina la ley de Contabilidad, se constituye una verdadera hoja de ruta  para su formulación, análisis y aprobación o rechazo. Es la Contaduría General de la Provincia la que debe, antes del 30 de abril de cada año, elaborar la cuenta general del ejercicio consignando la ejecución del presupuesto con relación a los créditos y al cálculo de recursos, el resultado financiero y el movimiento de fondos y valores operado durante el ejercicio, entre otros aspectos. También debe informar sobre la deuda pública y la situación de los bienes del Estado.

Antes del 31 de mayo, esa cuenta debe ser girada a la Auditoría General de la Provincia, la que debe analizar el informe y la documentación respaldatoria y girarlo al Poder Ejecutivo con todas las observaciones pertinentes para su remisión a la Legislatura. Allí interviene comisión bicameral que deberá expedirse antes del 30 de setiembre de cada año.

Si al clausurarse el quinto período ordinario de sesiones posterior a su presentación no existiera pronunciamiento de la Legislatura, la cuenta general del ejercicio se considerará automáticamente aprobada, dice la Constitución Provincial.

Estas referencias dan cuenta que hay un flagrante incumplimiento por parte de los Poderes Ejecutivos y Legislativo, sobre disposiciones que son esenciales para el control público respecto del manejo de los fondos públicos.  Y justifican el proyecto de resolución ingresado a la Cámara de Diputados solicitando al Gobernador la remisión a la brevedad los informes definitivos sobre las Cuentas Generales de los Ejercicios Anuales correspondientes a los periodos 2.013, 2.014, 2.015 y 2.016.

La morosidad en la materia no es exclusiva de Juan Manuel Urtubey; incurrieron en ella sus antecesores. Pero sí lo es la intimación y no es un dato menor aunque se registre en tiempo electoral.

Salta, 03 de octubre de 2017

Te puede interesar