Maestro

Opinion 11/09/2017
Como cada 11 de septiembre desde 1943, se celebra hoy en la Argentina el Día del Maestro.
maestro

El homenaje tuvo un origen continental, ya que fue establecido por la Conferencia Interamericana de Educación que se celebró en Panamá, en homenaje a dos hombres: Domingo Faustino Sarmiento -presidente, embajador, ministro, gobernador, senador, escritor, periodista y soldado, pero por sobre todo, maestro argentino- y Horace Mann, el gran pedagogo norteamericano.

Se trata de una celebración muy sentida porque difícilmente se pueda encontrar una persona que no tenga en su historia un punto de contacto con un maestro. Además, seguro que algún cambio le produjo a su vida por la instrucción en una disciplina, por un consejo o un correctivo oportuno.

Actualmente, se trata de una de las profesiones más exigida y más exigente. De los maestros se espera esa capacidad de producir cambios, de encontrar soluciones a diversos problemas y de nutrir de conocimientos variados, no sólo científicos, sino sobre la vida misma. Es una frase hecha pero vale repetir que son la puerta al saber.

La tarea no es sencilla. Son dotados de herramientas perimidas para actuar en un mundo en dinámica innovación sobre niños que expresan sus inquietudes, temores y emociones mientras deben desarrollar sus capacidades cognitivas y afectivas.

Las dificultades no desaniman a los jóvenes que tienen en la docencia un objetivo de vida. Según un informe oficial hay  más de 4 mil 500 estudiantes en los profesorados de educación primaria y casi dos mil en inicial. Por su parte, la Junta Calificadora de Méritos y Disciplina indicó que para 2018, hay 11 mil docentes inscriptos para trabajar en las escuelas en ambos niveles.

Sigue siendo una profesión que atrae más a mujeres que a varones. En 2015 se graduaron casi mil 500 profesores  de educación primaria e inicial en establecimientos de gestión pública y privada y dos tercios de ese total eran mujeres.

La dotación actual de maestros supera los 35 mil en todo el territorio provincial. Y nada indica que haya un tope ya que anualmente crece la cantidad de establecimientos y de divisiones dentro de los que están en funcionamiento.

No es el sueldo el factor más atractivo. La última actualización ha ubicado al salario inicial apenas por encima de los 10 mil pesos,  casi como el mínimo, vital y móvil, cuando el INDEC calculó que una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos niños, necesita por lo menos 14 mil 800 pesos para no ser pobre. Tampoco hay un ingreso seguro a la carrera docente; todo depende del punto geográfico del que se trate.  En tanto, el prestigio social de la tarea va decayendo.

Quizás se trate, por sobre todo, de la tentación por participar en la formación de ciudadanos democráticos, solidarios y cooperativos, que logren un pensamiento autónomo.  En síntesis, que detrás de cada hombre libre haya un maestro.

Salta, 11 de septiembre de 2017

 

Te puede interesar