Con el puño cerrado

Opinion 05/09/2017 Por
Siempre surgen temas de actualidad sobre los que intentamos echar luz con alguna reflexión, y muchos amigos y seguidores de estas columnas, me preguntaban porque no dije ni una palabra sobre Santiago Maldonado.
puño-cerrado

A decir verdad, es muy poco lo que se de él, no más de lo que los medios de comunicación transmitieron, tampoco sé donde está.

Pero si es cierto, que su desaparición o muerte, ha profundizado la grieta que existe en nuestro país, donde tenemos ese morbo constante de dramatizar al extremo, y al mismo tiempo, utilizar políticamente a este tipo de situaciones.

 Hablar de desaparecidos en nuestro país nos transporta a un momento histórico de mucho dolor, de incertidumbre y tristeza. A diario desaparece mucha gente en nuestra tierra. En Salta, tenemos casos emblemáticos como María Cash o Gala Cancinos y otras mujeres,  de las cuales no se tiene noticias. Trata de personas, violencia de género, tráfico de órganos, no sabemos. Pero no sabemos dónde están.

Respetando la memoria de Santiago Maldonado, un joven con ideales y espíritu de lucha, de los que no hay muchos en nuestro país, lamento profundamente, la utilización política de su desaparición. Están los detractores que le han encontrado todos los defectos juntos y vuelven a victimizar a la víctima,   y los fanáticos que pretenden entronizar a Maldonado, como bandera de conflicto social. Cualquier utilización es repudiable. Ojalá pusiéramos el mismo empeño en buscar a Gala Cancinos o María Cash.

 Detrás de un movimiento como las marchas por Santiago Maldonado hay un motor interesado en crear un clima de caos y violencia que no se lo deseamos a nadie, sobre todo los que hemos vivido en nuestra adolescencia por los años 70, en un marco de violencia social e institucional, violencia armada,  donde era imposible dibujar un futuro, porque ni siquiera sabíamos a dónde íbamos a terminar, o dónde estábamos parados.

La violencia engendra más violencia. Se convierte un espiral en crecimiento con un alto costo para la Patria.  "Con el puño cerrado no se intercambiar un apretón de manos", decía Gandhi. La patria necesita reconciliarse, que es más que un "sana, sana".   La reconciliación surge del diálogo, que pretenda encontrar aquello que nos une, pero también nos exige ir a la raíz misma de los conflictos y saber pedir perdón y perdonar. Presupone la buena voluntad de buscar juntos un camino de paz para la Patria. Pero hay en el país gente que se complace en la violencia y no le interesa el diálogo, rotula y clasifica a los demás, fomentando el odio sectorial, y siendo absolutamente intolerante con las expresiones de la gente, aunque se trate de la mayoría.

Vengo de una generación que vivió mucho tiempo bajo regímenes autoritarios, entre los gobiernos militares del 66 y el golpe de estado de 1976 que duró siete años hasta el retorno de la democracia. Mi padre murió joven con cicatrices de balas de goma en sus piernas, recibidas en las encarnizadas luchas por los cierres de los ingenios azucareros en los años 60 bajo el régimen de Onganía y sus sucesores.  He sido testigo de mucha violencia, terrorismo de distintos orígenes, incluso del estado mismo. Cuando escucho a los jóvenes hablar por boca de jarro, repitiendo un relato impuesto, parcial y malintencionado, me aterra pensar en el futuro. Pero me preocupa más ver a gente mayor que tuvo poder, que sufrió la violencia de los años 70 igual que yo o con mayor conciencia, alentando el caos y el enfrentamiento en el corazón de la Patria, usando groseramente cualquier desgracia para golpear a las instituciones del país.

Santiago Maldonado aparece con un joven decidido a la lucha por los derechos de los pueblos originarios, eso no es malo, al contrario, necesitamos muchos jóvenes preocupados por sus hermanos, pero la lucha debe ser pacífica, debe ser integradora de toda la sociedad, debe ser un modo de promover al aborigen y al pobre, a fin de que edifique su propia vida con los  valores de la paz, la solidaridad y el trabajo.

Es imperioso mirarnos a los ojos y reconciliarnos en un diálogo que supone la justicia, el perdón y la misericordia. No sé donde está Santiago Maldonado, no sé donde está Gala Cancinos ni donde está María Cash y tantos otros hermanos jóvenes que desaparecieron, pero si sé que la violencia no es ni será jamás el camino para construir el futuro de nuestra patria. "El amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de que dispone el mundo"(Gandhi)

 

 

Felipe Hipólito Medina

Lic. en Ciencias Religiosas

 

Te puede interesar