Pastor

Opinion 01 de agosto
Un hombre polémico no pudo menos que retirarse incentivando la discusión en torno de su figura. Con una carta, Gustavo Zanchetta dejó el obispado de Orán. Nadie lo vio, nadie le pudo extender una mano para agradecer su tarea pastoral, confirmando aquello que hay un silencios que gritan algo oculto.
zanchetta con francisco

Este hecho, que debiera ser una cuestión propia de la vida de una institución, alcanza otra dimensión. Se trata de la Iglesia Católica, de marcada influencia en la vida de una comunidad; se trata de una diócesis extendida en el área más conflictiva de la Provincia y se trata de un hombre con estrecha relación con el poder político.

Un escueto comunicado de la Conferencia Episcopal Argentina dio cuenta hoy que el Papa Francisco ha aceptado la renuncia de Monseñor Gustavo Zanchetta, como Obispo de la Diócesis de Orán y que ha nombrado  Administrador Apostólico sede vacante a Monseñor Andrés Stanovnik, Arzobispo de Corrientes. Ningún agregado a lo que el propio prelado informó por carta respecto de razones.             

Gustavo Oscar Zanchetta fue nombrado al frente de la diócesis de Orán el 28 de Julio de 2013, para reemplazar a otro sacerdote también polémico, Marcelo Colombo.  En estos cuatro años desplegó un perfil muy alto por su intervención directa en los problemas sociales. Hay dos hechos que lo proyectaron a nivel provincial, por haber piloteado con más habilidad y eficiencia que los gobiernos provincial y municipal las crisis generadas por el paro en el Ingenio El Tabacal y la protesta de los bagayeros. Las medidas de fuerza fueron anuladas pero, las soluciones no llegaron.

Particularmente en el último episodio, cuya raíz supera el problema social de la desocupación  y se vincula a la lucha contra el tráfico ilegal de mercaderías en el territorio nacional, importantes voceros de la Iglesia y de la vida política norteña encuentran las posibles razones del intempestivo alejamiento del Obispo.  Es el caso de Antonio Hucena, diputado mandato cumplido, quien dijo que se desgastó como mediador y tal circunstancia pudo afectar su salud. Felipe Medina, especialista en cuestiones institucionales de la Iglesia y el diputado Alejandro Nieva fueron más allá y se refirieron a presiones del narco tráfico, que le generaron un fuerte estrés.

Como sea, la diócesis no quedó desamparada. Stanovnik, un franciscano cercano al Sumo Pontífice, ya tiene experiencia en actuar en nombre de un Papa, como lo hizo en el obispado misionero de Oberá. También tiene habilidades para transitar los pasillos del poder para alcanzar objetivos. Tuvo oportunidad, incluso, de tener la presidencia de la Conferencia Episcopal a principios de esta década.

No son datos menores si se tiene en cuenta que, si bien su designación es transitoria, debe cargar con un área compleja, agobiada por severos problemas económicos y sociales y en pleno proceso electoral. Quizás no es tiempo ni lugar para ser un pastor olor a oveja. Tampoco para oler a lobo.

Salta, 01 de agosto de 2017

Te puede interesar