Los muertos lucrativos

Opinion 03 de julio Por
"Cuando sus discípulos van a ver a Jesús a la tumba, los ángeles les dicen “¿Por qué lo buscan aquí, si aquí no está”?
images

Es verdad, los muertos no están en las tumbas, sino solo sus restos. Nosotros, en el norte reverenciamos a los accidentados, poniendo flores en el lugar donde murieron por la creencia que una muerte trágica purga sus pecados y que aún deambulan por ahí. Claro, no es así, porque una muerte cruel no purifica ni al Che Guevara ni a Hitler.

Pero preferimos creer que  están ahí, porque nos conviene tenerlos controlados, y hacer uso de su muerte. Los incas, por ejemplo, cuando moría un emperador, lo momificaban de tal manera que parecía seguir estando vivo, y entonces los integrantes de su corte y sus familiares podían seguir  gozando de los beneficios de la relación.

Al jubilado que se suicidó en el ANSES, le salieron un montón de familiares. Recordemos, que el hombre de 91 años, que ganaba 44 mil pesos, estaba deprimido por su viudez y por la muerte de un amigo. Fue al Anses a pedir un cambio de domicilio, con sus sobrinas. En determinado momento dijo -sus últimas palabras- espérenme que vi a un amigo, voy a saludarlo. Y se mató.

A partir de allí, comenzaron a utilizar su muerte de la manera más vil, y lo penoso es que, si bien se sabía la verdad, prefirieron presentar su muerte como víctima del estado. No importaba que se dijera la verdad, porque la verdad ya había ido apropiada, deformada y utilizada. Es el efecto “mártir” en donde los muertos en un contexto político se usan adecuado su muerte a las circunstancias que conviene. Muere un asaltante que estaba rompiendo las vidrieras de un comercio para robar ropa, y es un mártir y le ponen su nombre a un movimiento social. Ya vimos como Menem usó la muerte de su hijo, y como Cristina hacia verdaderas sesiones de espiritismo en sus discursos al invocar a Nestor Kirchner. Perón y Eva se convirtieron un fetiches mágicos, con una  contundencia y poder insuperables. Pero no solamente el vulgo o el trabajador agradecido honraban a Perón, sino que, a la inversa, la Revolución Libertadora tuvo rasgos necrofílicos dramáticos, y que ultrajes que sufrió el cadáver de Eva, son conocidos ya por todos, pero aunque se hable poco de eso, la cabeza de Juan Duarte, el hermano de Eva, era paseada , por un loco- el Capitan Gandhi- un esbirro la de la libertadora, que tenía la cabeza en su escritorio, como un trofeo..

Conscientes de la utilización de los muertos y de su poder, el Proceso decidió desaparecerlos, pero no contaba que la maquinaria propagandística de la guerrilla iba a convertir a esa “entelequia” como le decía Videla, en la más formidable arma psicológica que tuvo la guerrilla argentino.

Pero…¿por qué la muerte es más valiosa que la vida? Porque le tenemos miedo a vivir y le tenemos miedo al futuro.  Porque además, como los muertos son irreprochables nos gusta extorsionar sentimentalmente a los demás .Los muertos nos dan una vida que nosotros mismos no tenemos, porque vivir nos parece peligroso.

Y un jubilado que fue ignorado por el gobierno toda su vida, hoy es una bandera nueva, aunque sea falsa."

Te puede interesar