Juego

Opinion 30/06/2017
Como muchos juegos infantiles, el del Gran Bonete demanda que los participantes estén atentos. Solo un niño apurado, nervioso o especialmente distraído, no dará la contestación adecuada y quedará como el autor de la sustracción del valioso pajarillo que se ha perdido y cerrará la ronda de juego.
romero ok

Hay una ronda que ha comenzado en abril 2015, cuando el juez de Garantías de Sexta Nominación de Salta, Diego Rodríguez Pipino, hizo lugar al pedido fiscal y dispuso solicitar el desafuero del senador nacional Juan Carlos Romero, ordenando librar los oficios correspondientes a la Cámara alta nacional. Apenas había transcurrido la primaria que llevaba al legislador como pre candidato a gobernador, en la que había sido derrotado por más de 14 puntos por Juan Manuel Urtubey.

La decisión judicial impactó en los círculos políticos imaginándose que una diligencia eficiente debía complicar su candidatura para las generales de mayo, porque hasta podía estar detenido a la fecha de su realización. Nada más lejos de la realidad porque todavía está el Gran Bonete preguntando dónde está el desafuero.

El pedido demoró un año para llegar al Senado, lo que ocurrió con el Boletín de Asuntos Entrados del 9 de marzo de 2016. El documento cita la causa 120.166 de 2014 seguida contra Romero por enriquecimiento ilícito de funcionario público. El escrito elevado a la vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, da cuenta de la tenaz resistencia del legislador a concurrir al acto procesal ineludible e insustituible de tomar conocimiento de la acusación en su contra y de la evidencia recolectada, para hacer efectiva la posibilidad de que el Senador ejerza su defensa material, “ya que sin el aseguramiento de ella no puede proseguir su curso el proceso”, decía el magistrado en su nota.

Todos los participantes del juego están muy atentos porque demuestran que no saben nada de ese pajarillo perdido. El juez interviniente cumplió lo suyo al elevar el pedido y sólo debe esperar que le llegue alguna notificación sobre la marcha del trámite. El presidente de la Comisión de Acuerdos del Senado, el salteño Rodolfo Urtubey, nunca dio precisión sobre la cuestión. Primero expresó desconocimiento sobre su ingreso, luego porque dicho grupo de trabajo no tenía programado tratar ese y muchos otros pedidos de desafuero –como el de Carlos Saúl Menem- y ahora, porque supone que ha caducado el pedido de Rodríguez Pipino. El acusado sigue ratificando su decisión de someterse a la Justicia, preservando su derecho a la defensa. El Gobernador de la Provincia no sabe nada porque es una cuestión de otro poder y la Justicia espera la decisión del Senado, que no da certeza que esté en pie la posibilidad de tratar el desafuero.

¿Yo, señor?. ¡No, señor!. Allí está la dolorosa analogía con el juego que, en estas instancias, no contiene ningún rasgo de la inocencia de las rondas infantiles.

Salta, 30 de junio de 2017

Te puede interesar