Liderazgo

Opinion 29 de junio
En los últimos años aumentó en los jóvenes de 12 a 17 años el consumo de alcohol, tabaco, y también de marihuana y de cocaína. El dato no es novedoso; si lo es que quien lo informa es el propio Presidente de la Nación. Lo hizo en el acto en el que la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas - Sedronar presentó un estudio de consumo de drogas en la República Argentina.
drogas

Había expectativa en torno del anuncio teniendo en cuenta que la cuestión, junto al desarrollo del narcotráfico en el país, no era tema de tratamiento público cotidiano como está sucediendo en los últimos meses, aunque lejos del lanzamiento del plan Argentina sin narcotráfico, que suscribieron los gobernadores de todas las provincias hace un año. El propio mandatario reconoció la incomodidad que genera difundir tales cifras.

Menguó el impacto apuntando contra la “mayor mafia, que es donde el Estado es cómplice “y  ratificó el compromiso de su gestión en desarmar los caldos de cultivo para esos comportamientos. Para ello necesita exponer el alcance de su acción perniciosa en la sociedad y comprometerla en acompañar la lucha contra esas redes, cuya peligrosidad también es inocultable.

Este anuncio se sumó al informe que presentó ayer en el Senado de la Nación el Jefe de gabinete de Mauricio Macri, sobre los resultados que se están obteniendo en materia de represión del narcotráfico, advirtiendo que se trata de un trabajo que requiere tiempo. En el primer semestre de 2017 aumentó el decomiso de las cargas ilegales respecto al año anterior: un 7% en marihuana, 130% en cocaína y 170% en drogas sintéticas.

Llamó la atención que las tareas de las fuerzas de seguridad, tanto en materia de reforzamiento y reordenamiento interno como en su acción de represión, es más fuerte en la frontera Este y sobre centros urbanos más populosos como el conurbano bonaerense o Rosario de Santa fe. No mereció mayor atención uno de los puntos más altos de actividad ilegal, como es la frontera norte.

La Provincia de Salta tiene una problemática muy compleja, no sólo en el tráfico sino también en el consumo. Se ha informado oficialmente que existen policonsumidores y que las principales sustancias son alcohol, marihuana y pasta base.

Tampoco ese dato es una novedad pero sí la profundización del problema. El descenso de la edad en el inicio de los consumos problemáticos como la extensión geográfica de su manifestación expresan la magnitud que está alcanzando. Se incluye a comunidades originarias, una de las franjas más vulnerables porque suman a las adicciones, la falta de recursos materiales e intelectuales para tender un cerco de contención que evite su incontenible crecimiento.

Es un problema de Estado y es el gobierno en todos sus niveles el que debe liderar la solución.

Salta, 29 de junio de 2017

Te puede interesar