El Poder de Pikachu

Opinion 11 de agosto de 2016 Por
PokemonGO buscar criaturas donde no existen
cb31f664139ade9197b03c250031efe3_XL

¿Habrá alguien que aún no escuchó hablar de PokemonGo?
Es un juego que es furor en todos los países del mundo donde ya está habilitado.
Un imberbe explica que consiste en buscar criaturas digitales que están dispersas por la ciudad. Es una aplicación que cuenta con un GPS que lleva al encuentro de Pikachu y el resto de los Pokemons. Una vez que se los encuentra, con las cámaras de los aparatos se los atrapa tirándoles “pokebolas”.
Un experto informa que es un juego de la realidad aumentada, como se define una visión directa o indirecta -a través de un dispositivo tecnológico como los teléfonos móviles- de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta en tiempo real.
Wikipedia dice que un juego de la realidad aumentada es un conjunto de dispositivos que añaden información virtual a la información física ya existente. Se diferencia de la realidad virtual porque no sustituye la realidad física, sino que sobreimprime los datos informáticos al mundo real.
Hasta el màs distraído se ha topado con PokemonGo, ya sea leyendo las páginas policiales o las de economía. Las primeras dan cuenta de tragedias por distracción mientras se anda por la vida buscando pokemons.
Las especializadas en información bursátil siguen el éxito de Nintendo, que incluyó el juego en plataformas móviles. La empresa recogió en los primeros cinco días desde el lanzamiento, 7.000 millones de dólares.
Pokémon GO se puso a la par de Twitter en cuanto a número de usuarios activos diarios.
No sólo triunfa en número de descargas, además engancha 43 minutos diarios frente a los entre 22 y 30 de Snapchat, Instagram y WhatsApp.
Y ahora ha llegado a la política.
Legisladores del FPV presentaron en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires un proyecto de declaración para impedir que se encuentren Pokemons en sitios de la Memoria del terrorismo de Estado de la CABA y en la AMIA.
“Aquellos lugares donde miles de personas sufrieron y fueron víctimas del terrorismo, ya sea perpetrado por el Estado o por criminales internacionales, son lugares de reflexión y memoria que deben ser debidamente respetados y honrados. No resultan ser los espacios más adecuados para el funcionamiento de un juego o una aplicación.”
No es desatinado. Medidas similares se tomaron en Estados Unidos, prohibiendo el juego en el Museo del Holocausto y en Polonia en el Museo Estatal Auschwitz-Birkenau.
Habrá que ver cuánto puede Pikachu.

Te puede interesar