Caso Cintia Fernández: Otro policía quedó en la mira de la Fiscalía

Judiciales 17 de mayo de 2019
Se trata de Martín Alberto Flores Saravia, quién quedó a cargo de la investigación del caso Fernández después de Jimena Núñez, actual detenida en la causa por falso testimonio. El testigo había sido advertido por los jueces ante la recurrente falta de recuerdos de una investigación que él mismo dirigió. La situación de ambigüedad se repite constantemente en cada policía que desfila por el salón de grandes de juicios.
CintiaF-01-400x267

Por la gravedad de la falta de recuerdo de Flores Saravia, el fiscal penal Ramiro Ramos Ossorio solicitó en la jornada de ayer, que se remitan actuaciones a la Fiscalía Penal de Derechos Humanos para que sea investigado por la posible comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La solicitud del fiscal obedeció a que de la audiencia surgió que hubo irregularidades en las actuaciones que realizó como oficial a cargo, entre ellas la disposición de prueba de la causa.

En la quinta jornada de juicio, declaró Paola Geipel, licenciada en Criminalística. La profesional intervino en las pericias realizadas luego del hallazgo del cuerpo de Cintia Fernández en su departamento de Parque la Vega. Mencionó que, durante la inspección ocular, se observó en la habitación la existencia de una almohada con restos putrílagos y fauna cadavérica, apoyada contra una pared, a una distancia de un metro y medio de la cama. Lo que indica que estuvo en contacto con el cuerpo durante el periodo de descomposición y que, aparentemente, luego fue movida.

Posteriormente declaró el oficial principal Juan Pablo Sánchez, técnico superior en Ciencias Policiales con revista en la Unidad de investigación de homicidios sin resolver. El testigo tuvo a su cargo la pericia interpretativa de contenidos de telefonía y antenas.

Precisó que se peritaron los equipos celulares secuestrados, pertenecientes a la víctima y al imputado, y las sábanas de comunicación de las empresas prestatarias. Se analizaron los contactos establecidos desde el 1 de febrero de 2011 al 5 de mayo del mismo año.

El perito indicó, además, que al imputado Condorí se le secuestraron dos equipos telefónicos, pero uno de sus números figura impactando en otros tres equipos que no fueron secuestrados en el marco de la causa.

Te puede interesar