Caso Cintia Fernández: declaró la madre de la víctima y pidió no juzgar su vida personal

Judiciales 14 de mayo de 2019
El segundo día del juicio seguido contra Mario Federico Condorí por el delito de homicidio en perjuicio de Cintia Fernández se inició con la declaración de la madre de la víctima, Ana del Valle Fernández. De esta manera comenzó la etapa de recepción de pruebas testimoniales. La mujer comenzó su testimonio diciendo que nadie debe perder de vista que en el juicio se está juzgando al posible responsable del crimen de su hija, y no la vida privada de Cintia.
juicio

Ana Fernández, al ser consultada acerca de lo ocurrido días previos al hallazgo del cuerpo, Fernández manifestó que el último día que la vio con vida fue el 26 de abril, al anochecer. Ese día había concurrido al departamento de Parque La Vega para llevarle a Cintia ropa limpia y un acolchado que había retirado de la lavandería.

No la encontró pero ingresó al departamento con su juego de llaves. También le dejó algo de dinero para pagar unas cuentas y una nota donde le decía que la quería mucho. A partir de ese momento le envió mensajes a su hija pero nunca más le contestó.

Ana Fernández aclaró que eso no le parecía raro en Cintia porque en el departamento no había buena señal de celular, y porque ella era de las personas que se toman su tiempo para contestar cuando consideran que el mensaje no es importante. No obstante, como habían pasado varios días sin noticias de ella, decidió ir a verla. Regresó al departamento de Parque La Vega el 3 de mayo y se topó con el cuerpo ya sin vida.

“Mi hija estaba en la cama, edematizada y con una bolsa atada en la cabeza. Le toqué los piecitos y salí corriendo para llamar por teléfono, porque en el departamento no había señal”, describió la testigo. La víctima llevaba puestas medias de diferentes colores porque era su costumbre usarlas así, precisó Ana Fernández.

Desde afuera llamó a su hermano y a su cuñada y en su desesperación, les comunicó que Cintia se había matado. También llamó a Federico Condorí para contarle lo que había sucedido y porque sabía que su hija estaba manteniendo una relación con él. Ana Fernández añadió que el imputado le respondió algo así como: “Uh, qué macana” y la llamada se cortó. Momentos después, el acusado se presentó en el lugar del hecho y quiso ingresar al departamento aduciendo que la víctima era su novia.

La testigo manifestó que el oficial que custodiaba la puerta le dijo que se fuera, que no tenía nada que hacer ahí porque él ya no pertenecía a la Brigada de Investigaciones. Condorí solo cruzó unas palabras con Ana Fernández en esa oportunidad. La testigo señaló que le dijo: “Vos sabías que esto iba a pasar”.

Te puede interesar