Razones

Opinion 16 de abril de 2019
Por razones que apuntan a facilitar el pronunciamiento popular, el Ejecutivo Provincial dispuso desdoblar elecciones en Salta. Es lo que señala en los decretos 449 y 450 del Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia, emitidos con fecha de ayer y publicados hoy en el Boletín Oficial.
3745-habilitaran-mas-de-2-mil-mesas-para-votar-en-las-proximas-elecciones

El acto administrativo merece un análisis respecto de las razones explicadas en los Considerandos y también una lectura política por la naturaleza de la decisión. Ambas son necesarias si se considera que el gobernador Juan Manuel Urtubey ha sido un mandatario muy activo en materia de reforma electoral. En sus doce años de gestión se dispuso la realización de Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias pero también acomodó las fechas de los comicios según el momento que fundamentalmente convenía a sus intereses personales, para asegurar su continuidad en la gestión. Por supuesto que en ningún caso llegó al extremo de disponer una reforma constitucional a su medida, como lo había hecho su antecesor, el hoy senador nacional Juan Carlos Romero.

Los decretos de convocatoria de este año registran las sucesivas reformas dispuestas desde la sanción de la ley de PASO en 2011. El texto original establecía que las elecciones primarias debían celebrarse el primer domingo de octubre y las generales el segundo domingo de noviembre del año correspondiente a la finalización de los mandatos. Sin embargo, este precepto fue modificado en 2013, llevando las primarias a abril y las generales a mayo del año correspondiente a la finalización de los mandatos. Finalmente, se eliminó la fijación de las fechas por ley y se dejó la facultad de ponerlas al Gobernador.

Es así que en 2017 dispuso unificar las elecciones legislativas con las nacionales. En el decreto de convocatoria a generales funda la decisión  principalmente en razones de economía de recursos y de esfuerzos. Esas consideraciones están ausentes en las convocatorias de este año. 

Lo que en esa oportunidad no planteaba dificultad alguna para el ejercicio del derecho al sufragio que corresponde a todo ciudadano siendo además una función política que éste debe ejercitar, esa vez es el inconveniente que se resuelve mediante la separación de los comicios. Se señala que la autoridad electoral provincial ha advertido que la oferta electoral será muy nutrida, dado que se juegan muchas más categorías respecto de 2017. Ello la lleva a suponer que habrá más boletas, cuando no hay relación entre categorías y el número de las mismas. También a juicio de la autoridad electoral estaría pesando la distribución de electores por mesas, algunas de las cuales tendrán  hasta 350 electores inscriptos, “cuestión –dice el decreto- que se vería agravada sensiblemente en el caso de realizarse elecciones concurrentes”, sin dar mayores explicaciones a ese fundamento.

El Ejecutivo asegura que un escenario de comicios concurrentes los tornarían complejos y quizás impracticables, tanto por el elevado número de categorías a elegir como por la utilización de un doble sistema de votación: voto papel para los cargos nacionales y voto con boleta electrónica para los provinciales y municipales. Como es una experiencia que el elector salteño atravesó exitosamente dos años atrás, seguramente que en el llano se buscarán las verdaderas razones de la decisión.

Y esa búsqueda tendrá legitimidad plena.

Salta, 16 de abril de 2019

Te puede interesar