La política para los políticos

Opinion 15 de marzo de 2019 Por
¿Quién impuso el tercer mandato?. Yo creo que de ahí parten todos los problemas que está soportado la Provincia. El tercer mandato fue un invento que, cuando se aplicó en la provincia de Salta, ya había pasado en Córdoba con el gobernador radical Eduardo Angeloz
MARIO PEÑA

 Y acá, cuando en 2003 la fórmula Menem y Romero decidió bajarse de la segunda vuelta electoral y le dejó el gobierno a los Kirchner, se decidió la reforma de la Constitución para darle un mandato más a Juan Carlos Romero, que se quedaba en el llano. Se resolvió en un avión volviendo a Salta,

Yo venía en ese avión, como ya lo comentáramos en este programa con la doctora Sonia Margarita Escudero, porque ella también venia en el vuelo. Yo le insistí al entonces vicegobernador Walter Wayar, que también venía en el vuelo, que era la oportunidad de su vida, que no le dé la oportunidad de un tercer mandato a Romero sino que él sea el candidato, que la alternancia era lo bueno.

Sin embargo, no fue así. La doctora Escudero opinaba exactamente lo mismo y algunos allegados a Romero, insistían que se tenía que reformar la Constitución y de manera urgente porque quedaban muy pocos días para cumplir con los plazos legales para tal reforma y había que publicar la convocatoria en el Boletín oficial

El Boletín Oficial salió al otro día con demoras. Cualquiera que recuerde la época lo va a poder certificar con un ejemplar impreso, como se hacía en esa época. En lugar de salir a la mañana, salió a la noche porque tuvieron que agregarle el llamado a la reforma de la Constitución en la próxima elección. ¿Para qué? Para el tercer mandato de Romero, porque sino Romero se quedaba sin nada. Porque estaba seguro que ganaba con Menem y por entonces, no podía tener otra candidatura

Esta reforma se hizo a pedido, a medida de Juan Carlos Romero. Y fueron desastrosos los últimos cuatro años de Romero. Realmente fueron desastrosos y pueden dar fe aquellos que tienen algunos años.

Luego fue el turno de Juan Manuel Urtubey. Asumió asegurando que iba a tener un solo mandato pero después de los cuatro primeros años dijo: - Me quedan cosas por hacer. Lo dijo en Cara a Cara y lo debe haber dicho en otros lados también. “Me quedan cosas por hacer y, además, quiero terminar con esta mafia del romerismo”, aseguró- De  ahí vienen todas las denuncias penales que se presentaron por parte del Gobierno de la Provincia con respecto a la intervención de Romero  en distintos ilícitosbierno durante esos 12 años.

Después de ocho años dijo “Creo que me faltan cuatro años más”. Y se fue a los doce, exactamente igual que su antecesor. De las causas judiciales que promovió no prosperó ninguna; siguen todas durmiendo en la Ciudad Judicial. Hasta aquí un poquito de historia.

Y llegamos al día de hoy, cuando se desmadró un conflicto tal como le ocurrió a Romero. ¿Quién produjo el desmadre? Los autoconvocados.

En el último mandato del ahora senador nacional no tenía ninguna conducción ya sobre la Provincia. Había dejado librado a ese sector a cualquier aventura porque él ya no estaba políticamente en la provincia.

Recuerdo un encuentro vitivinícola en la zona productora de Francia, del que participamos. En Salta, ya llevaba tres meses un paro de los docentes. Fue cuando llegó un llamado urgente desde el Grand Bourg. Yo estaba parado con el auto a diez metros de donde estaba Romero, quien se encontraba acompañado por su esposa Bettina y Fernando Palópoli, su vocero; los tres pueden dar testimonio de lo que estoy diciendo.

Telefónicamente le impusieron de la situación, que se ha había puesto muy difícil por el conflicto de los maestros, que se habían enfrentado a la policía y evidenciaba un mayor agravamiento. El interlocutor era su ministro de Economía al que le dijo: “Dales el aumento y que se dejen de joder”. Así de sencillo se arregló el problema docente en el gobierno de Romero.

El ministro era Fernando Yarade, el mismo que está queriendo arreglar el problema hoy, pero parece que el gobernador Urtubey no le dio ninguna orden. Es que el mandatario está en lo suyo, en su campaña electoral.

En la página de Aries se publicaron declaraciones de los manifestantes pidiendo al  Jefe de Gabinete que deje de proteger a Patricia Argañaraz, la cuestionada dirigente de ADP. Yarade me envió un mensaje preguntando porqué le daba micrófono a cualquiera. Entendí que era un apriete de forma sutil.

Le contesté por WhatsApp, y yo le dije que si no le daba vergüenza tener gremialistas como Argañaraz, con problemas en su gremio pero protegida por el Estado. La respuesta de Yarade fue: “tenes razón, pero prefiero eso a la anarquía”.

Lo que no se daba cuenta Yarade, es que mientras él arreglaba con la señora Patricia Argañaraz el 23% de aumento, las bases no estaban conformes; los autoconvocados estaban listos para salir a la calle. Eso muestra un desconocimiento de una situación política; esto es, el señor Fernando Yarade no tiene ningún manejo de la situación política.

El remate de su actuación confirma esta aseveración. Fue la conferencia de prensa de este miércoles, en la que anunció el arreglo de un ajuste salarial del 35% con un conjunto de dirigentes gremiales. Fue un anuncio trasnochado que no llegó como debía a los docentes que estaban movilizados.

Era previsible que la respuesta sea lo que está sucediendo hoy.  Estamos hoy ante una profundización del conflicto con el sector docente, con una agravante. El manejo político de la situación fue tan desacertado que arrastró a los intendentes, que no solo deberán hacerse cargo de un aumento impagable con sus recursos, sino que deberán enfrentar a sus vecinos para decirles que tampoco habrá obras como las prometidas.

El error del Jefe de Gabinete fue tan grosero que los intendentes del interior están todos en pie de guerra, ya no solamente los docentes. Aumenta el sueldo a los docentes con los fondos del plan de obras públicas. Esa decisión fue un disparador impresionante.

La pregunta es, si hubiese estado el gobernador Juan Manuel Urtubey, ¿esto pasaba? Yo creo que no.

Esto ocurre cuando a la política la quieren manejar los técnicos. A la política, la tienen que manejar los políticos

 

Te puede interesar