Piden juicio para el conductor que causó un siniestro en la Shell

Judiciales 14 de marzo de 2019
Sebastián Alonso Hernán Rodríguez será llevado a juicio por los delitos de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor, doblemente calificado por conducir bajo los efectos de sustancias prohibidas y con culpa temeraria y lesiones leves culposas y lesiones graves culposas calificadas en concurso ideal tras provocar un siniestro el pasado 18 de Junio en una estación de servicio ubicada en la zona de la Terminal.
5b286f4af3bbc-400x300

El hecho ocurrió el 18 de Junio de 2018 alrededor de las 15, cuando Rodríguez conducía un automóvil Renault Symbol huyendo de la Policía desde barrio Autódromo y en una maniobra imprudente, colisionó a un vehículo dentro de una estación de servicio en las inmediaciones de la Terminal de Ómnibus,  luego impactó contra una pared y provocó lesiones a sus acompañantes, al conductor del vehículo embestido y la muerte de otro de los pasajeros del auto.

Se pudo establecer que la víctima fatal viajaba como pasajero de Rodríguez junto a Sergio Lizárraga y Sofía Guadalupe Flores y que tras ser detectados en la zona de barrio Autódromo, circulando en forma zigzagueante y riesgosa, fueron interceptados más adelante por personal policial. Ante esto, el conductor huyó a considerable velocidad y a la altura de una estación de servicio ubicada en la zona del Portezuelo, ingresó a la playa embistiendo a un vehículo para finalmente terminar contra una pared.

En el requerimiento, el fiscal Pablo Rivero resalta la calidad de embistente del vehículo conducido por Rodríguez contra el utilitario estacionado y contra la pared de la estación de servicio, lo cual se obtiene de la pericia accidentológica realizada por profesionales del CIF.

Asimismo, señala como agravantes que se pudo determinar que pese a la señalización existente que indica circular a una velocidad máxima de 40 km/h desde la rotonda de los Gauchos de Güemes hasta la estación de servicio, Rodríguez lo hacía a una velocidad mínima de 63.70 km/h.

Otra situación agravante que remarca el fiscal es que el imputado circulaba bajo los efectos de sustancias prohibidas según lo marca el informe del examen toxicológico y el hallazgo de sustancias estupefacientes realizado en el interior del vehículo que conducía.

 

 

 

Te puede interesar