Declaró la imputada en el juicio por la muerte de Diego Castro

Judiciales 12 de marzo de 2019
En el Salón de Grandes Juicios comenzó hoy la audiencia de debate en la causa seguida contra María Belén Méndez García Zavaleta, acusada del delito de homicidio culposo en siniestro vial agravado, en perjuicio de Diego Alejandro Castro.
Mendez Zavaleta

Hoy se llevó a cabo la lectura de la requisitoria fiscal de elevación a juicio y comenzó la recepción de las pruebas testimoniales. Promediando la audiencia, la imputada solicitó declarar, pero solo se refirió a su situación personal, aseguró que no es “un monstruo” como todos suponen y pidió disculpas a los familiares de la víctima.

Durante la mañana también declaró Daniela Castro, hermana de la víctima, quien contó que el día del hecho, su hermano salió a trabajar como todos los sábados, alrededor de las 7.30. Tenía 35 años y era empleado de un local de venta de mármoles y granitos ubicado sobre avenida Paraguay.

Luego declaró Alejandro Antonio Di Carlo, quien viajaba como acompañante en el auto de la acusada el día del hecho. Relató que habían estado en un boliche bailable de la zona sur hasta cerca de las 5 y que ahí habían consumido bebidas alcohólicas. De allí se fueron hasta el estacionamiento del barrio Casino, donde residía la imputada y estuvieron charlando en el auto hasta las 7.

Entonces decidieron ir a comer un pancho hasta un local de avenida Jujuy, pero como había congestión de autos decidieron regresar por avenida Paraguay. El testigo indicó que “ella no parecía alcoholizada”, que iban charlando. Manifestó que “ingresó tarde a la colectora” y en ese momento “se le aceleró el auto de golpe”. Dijo que, después de impactar contra la víctima, los dos bajaron “knockeados” y no sabían lo que había pasado. Aseguró que la imputada no conducía rápido porque había mucho tránsito a esa hora.

También declaró Ariel Rodrigo Yapura, el compañero de trabajo que trasladaba un cartel junto a Diego Alejandro Castro cuando fue embestido por el vehículo de Méndez García Zavaleta. El joven relató que todo fue muy rápido, que apenas ocurrió el impacto él abrió la puerta del auto y sacó a la imputada para intentar hacer retroceder el auto, con el fin de liberar a Castro.

Dijo que no pudo hacerlo porque el vehículo tenía caja automática y estaba como bloqueado. Manifestó que pidió ayuda para mover el auto pero nadie reaccionaba. Él estaba desesperado y recién cuando pasó una camioneta de la policía y él le hizo seña para que parara, consiguieron hacer retroceder el rodado para liberar a su compañero, quien desde un primer momento quedó desvanecido.

El testigo agregó que la conductora y su acompañante parecían alcoholizados. Dijo que ninguno de los dos intentaba ayudar y no reaccionaban. También precisó que vio botellas de fernet dentro del vehículo.

Te puede interesar