Elecciones

Opinion 11 de marzo de 2019
El complejo panorama electoral de este año marcó ayer la tercera movilización ciudadana hacia las urnas y si bien el resultado puede merecer varias lecturas, fue una elección provincial. La dirigencia política de todo el país puso los ojos en el sur pero la ciudadanía no alteró su domingo porque los neuquinos votaban.
elecciones_nacionales

En Salta, para citar una provincia que tenía más de una razón para mirar a Neuquén, las preguntas  que desplazaron cualquier otra inquietud fueron las que apuntaron al destino de las clases en establecimientos de gestión estatal. Las miradas no son convergentes cuando de lo que se trata es de ordenar las prioridades para que se avance dentro de un modelo democrático.

El calendario electoral del 2019 en la Argentina comenzó el domingo 27 de enero en La Rioja con una consulta popular promovida por el gobernador Sergio Casas para habilitar su re-reelección. Siguió el 17 de febrero cuando se realizaron las primarias en La Pampa. Hacia adelante y antes que se realicen las presidenciales de octubre, por lo menos 16 distritos tendrán sus elecciones, seis de ellas con primarias, vivencia que a los salteños no sorprende.

Todos los argentinos en condiciones de votar convergirán solo en dos oportunidades en una decisión que es de carácter nacional: el  11 de agosto cuando todo el país elija en primarias a los candidatos a presidente y a legisladores nacionales y el 27 de octubre, que es la fecha de las generales. Pero hasta entonces, más de la mitad de las provincias habrán liquidado el trámite para armar sus propios gobiernos, como ayer lo hizo Neuquén.

La provincia patagónica ha mostrado que cuando se trata de su propio destino, no pareciera importarle mucho que conviene a los que tienen funciones nacionales o pretenden alcanzarlas. Su administración está en manos de un partido provincial y con ello hace una gran diferencia. El reelecto mandatario Omar Gutiérrez, un solapado socio encubierto del gobierno nacional –según lo señalan- es uno de los pocos que puede afirmar sin distorsionar la realidad que su provincia, tiene los mejores indicadores económicos y sociales del país, Vaca Muerta mediante.

La provincia sureña no solo inauguró la elección de gobernadores; también aplicó por primera vez la paridad de género para la cobertura de cargos electivos y utilizó boleta electrónica. Seguramente con Salta serán los dos únicos distritos que lo harán. La normalidad caracterizó la elección, más allá de los problemas que llegaron a generar denuncias en torno de máquinas que no terminan de convencer, excepto  al momento de acelerar el escrutinio provisorio.

Por fuera de Neuquén nadie puede llevar agua para su molino. Los muros de las grieta permanecen incólumes y la avenida del medio cada vez está más transitada por quienes sienten que llegó su hora. Pero todos son cálculos y especulaciones de quienes tienen legítimas aspiraciones electorales.

Hacia abajo  hay gente con problemas, necesidades, demandas insatisfechas y bolsillos vacíos.

Salta, 11 de marzo de 2019.

Te puede interesar