8M

Opinion 08 de marzo de 2019
El mundo destaca hoy a la mujer con la conmemoración de su Día Internacional. El Gobierno Nacional hizo su aporte a la fecha promulgando el Decreto 171, reglamentario de la ley 27.412, de paridad de género en ámbitos de representación política.
8m

El decreto contiene precisiones sobre lo que establece la norma nacional, que modifica el Código Electoral a fin de asegurar la conformación de listas integradas por candidatas y candidatos de manera intercalada, en forma alterna y consecutiva, desde la primera o el primer titular hasta la última o último suplente. El propósito es lograr que no haya dos personas continuas del mismo género en una misma lista. Esta paridad se hace extensiva a la cobertura de cargos en los órganos de conducción de los partidos políticos, que deben adecuar sus cartas orgánicas a esa disposición.

La ley de referencia fue sancionada en 2017 para cumplir lo que establece el artículo 37 de la Constitución Nacional, imponiendo la igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios, promoviendo acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral. También se alinea a lo establecido por tratados internacionales con rango constitucional como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

No es un tema menor, al punto que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo se puso a la cabeza de la tarea de consolidación de su participación política. Junto a ONU Mujeres y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, organización intergubernamental que apoya la democracia sostenible en todo el mundo, lanzó la Red de Democracia Paritaria compuesta de más de 200 líderes en la región. Su objetivo es el de formar un diálogo regional que busque impulsar la participación política de las mujeres en América Latina, y promover reformas legislativas que les permitan ocupar cargos de liderazgo político para representar e influir en el desarrollo de sus sociedades

Se parte de la convicción que la violencia política hacia las mujeres por el hecho de serlo es un tema preocupante y una amenaza para la convivencia igualitaria, ya que es uno de los factores que dificultan una mayor participación de las mujeres, su ingreso y permanencia en el ámbito público, en partidos y en cargos de representación política.

La trascendencia de la cuestión se ha observado en febrero en Panamá, cuando en una reunión internacional se analizaron los doce procesos electorales que se desarrollarán este año en diez países de América Latina y el Caribe, incluida la Argentina. En algunos de ellos se implementará por primera vez la ley de paridad en un contexto que sigue impregnado de estereotipos sexistas, con preeminencia masculina. Se ha concluido que es imperativo que las mujeres participen en puestos de toma de decisión pues su presencia contribuye a generar nuevos modelos de liderazgo, mitigando creencias y estereotipos que generan discriminación contra las mujeres, según las conclusiones del encuentro.

Esta visión le da fuerza a los reclamos que se suman año a año en cada 8M, dándole indiscutible legitimidad a la jornada.

Salta, 08 de marzo de 2019

Te puede interesar