Huella

Opinion 06 de marzo de 2019
Se iniciaron las clases del período lectivo 2019. El año no será fácil en este ámbito pero es sabido que no tendrá mejor suerte que otros sectores de la vida nacional. El ajuste dejará su dolorosa huella en la educación.
escuelas

Un informe del Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica Nacional ha ponderado el recorte presupuestario. Según sus estimaciones, este año la educación va a tener una tercera parte de recursos que en 2016. 

El investigador responsable del Observatorio de la Universidad Pedagógica Leandro Bottinelli destacó que los ajustes más fuertes se darán en infraestructura, porque políticamente es mucho más fácil aplicarlos en esa área que en otros rubros que generan más conflictos, como en salarios docentes y provisión de alimentos para los comedores. También se expresa en un rubro que parecía interesar al gobierno de Cambiemos, que es el de  formación docente, al que se asignó el mismo monto de presupuesto nominal que hace 4 años, cuando en ese período hubo cerca de 140% de inflación. Cualquiera sea el sector que se observe, se llega a la conclusión que este año la educación va a ser un 20% más pobre que cuatro años atrás, pese a que han ingresado al sistema 120 mil alumnos más.

Pese a esta circunstancia, la educación no ha merecido mayores menciones en el discurso presidencial de apertura de las sesiones ordinarias, el viernes pasado. En esa oportunidad, Mauricio Macri señaló que de la pobreza se sale con trabajo y que el trabajo se basa en la calidad de la educación. Pese a esa convicción no anunció medidas para asegurarla sino que se refirió un proyecto de ley que ya está generando polémica.

Se trata de una iniciativa que ya está en la Comisión de Educación de Diputados desde el año pasado y plantea el objetivo de modificar un artículo de la Ley de Educación Nacional, a fin de eliminar las limitaciones para la difusión de la información sobre los resultados de las evaluaciones, a fin de evitar cualquier forma de estigmatización. A juicio del Gobierno de Cambiemos se impide a los padres conocer la verdad de la calidad de la educación para poder involucrarse.

Pero nada indica que por allí pasen las preocupaciones de los progenitores, quienes no ignoran que la cuestión económica incide en los aprendizajes de niños y adolescentes, por múltiples razones. Las directas tienen que ver con la provisión de los elementos que exige la actividad escolar e, incluso, el establecimiento al que concurren o la atención que se les preste fuera de los mismos. De todas maneras, un informe de UNESCO de 2016 elaborado en base a experiencias de más de quince países de la región, destaca el amplio margen de acción que tienen los sistemas educativos para elevar los resultados de aprendizaje.

Es la última esperanza pero puede frustrarse si los principales protagonistas quedan entrampados en las pujas por resolver sus propios problemas de orden salarial. Allí se asienta un punto de conflicto que por estas horas es preocupante.

Salta, 06 de marzo de 2019.

Te puede interesar