Incertidumbre

Opinion 04 de marzo de 2019
El feriado de Carnaval deja la ilusión de la continuidad de las vacaciones de decenas de miles de niños y jóvenes en la Provincia. Es que no hay certezas que, efectivamente, el inicio del ciclo lectivo 2019 los contenga en las aulas.
asamblea docente

No es una situación inédita. Desde el inicio de esta década se han repetido estas advertencias a las autoridades provinciales, como una forma de apurar paritarias o, incluso, para presionar sobre una dirigencia alejada de sus bases. Pero en este año juegan factores que le dan otro sentido a la posibilidad que se lleve adelante la medida de fuerza que, por otra parte, tiene apoyo nacional desde la Confederación que nuclea a los trabajadores de la educación del país.

Entre los elementos de mayor peso se destaca el desfase que provocó la inflación de 2018, que dejó fuera de carrera a los salarios, aún los que fueron producto de paritarias  exitosas. Es cierto que también es muy significativa la circunstancia que el actual es un año electoral, que en Salta tiene también sus particularidades ya que se vive un final de ciclo, aunque muchos candidatos pretenden mantener una continuidad.

Un tercer elemento es el que más pesa por estas horas y tiene que ver con el riesgo de alterar una práctica acuerdista en la paritaria del sector público, que le ha permitido al Ejecutivo provincial hasta disponer ajustes por decretos. De allí las consideraciones, con un tono hasta amenazante en algunos casos, que han hecho circular algunos dirigentes respecto de adoptar medidas de fuerza por fuera de la decisión de las estructuras gremiales.

Este punto es uno de los más conflictivos porque le resulta difícil a la dirigencia tomar partido por el mensaje gubernamental, que siempre ha girado en torno del principio de que el mejor incremento salarial es el que puede pagarse. El tiempo de su vigencia ha dado la razón a los dos últimos gobernadores peronistas, que pudieron cumplir en tiempo y forma con el pago de sueldos a los trabajadores públicos, dando cierta previsibilidad a algunos sectores de la economía provincial.

Pero no es fácil que se entienda que se cuida el bolsillo de los empleados del Estado cuidando las cuentas públicas. Es que se sabe que el déficit no necesariamente es consecuencia de los salarios de los que trabajan sino de un gasto público que tiene muchos otros componentes de escasa difusión pública. 

Las fallas de comunicación son consecuencia de un doble discurso -cuando no el silencio- de una dirigencia cuestionada con sobradas razones. El principal gremio docente tuvo que suspender a su Secretaria General hasta tanto se dilucide su situación en medio de acusaciones cruzadas. Otros gremialistas, legítimamente, desarrollan pretensiones electorales que los ubican en el oficialismo por lo que se sospecha que terminan ubicándose a ambos lados del mostrador.

Seguramente nada interrumpirá la inauguración de dos edificios escolares que serán los escenarios de sendos actos de apertura del ciclo lectivo. Pero el inicio de las clases es una decisión de maestros y profesores.

Salta, 04 de marzo de 2019

Te puede interesar