Canadá extraditará a directora de Huawei y despertó la furia de China

El Mundo 03 de marzo de 2019
China calificó de "grave suceso político" la decisión de la justicia canadiense de iniciar la extradición a Estados Unidos de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, y le exigió que frene de inmediato un proceso que podría agravar las relaciones entre ambas naciones.

huawei

Unas horas después de que Canadá anunciara el inicio formal de los trámites para la extradición de Meng, el vocero de la Cancillería china, Lu Kang, exigió a los dos países norteamericanos que pongan fin al proceso, la liberen de inmediato y la dejen "regresar a China de manera segura".

"El abuso por parte de Estados Unidos y Canadá de sus reglas de extradición es una grave violación de los derechos legítimos de un ciudadano chino", dijo el portavoz, quien calificó lo sucedido como un "grave suceso político".

El departamento de Justicia de Canadá emitió el viernes una autorización para proceder formalmente a iniciar el proceso de extradición de la hija del fundador de la multinacional china de telecomunicaciones, quien fue detenida el pasado 1 de diciembre en la ciudad canadiense de Vancouver cuando se dirigía a México.

En enero, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Huawei, a dos compañías afiliadas y a Meng de 13 cargos de fraude y conspiración para saltarse las sanciones impuestas por Washington a Irán.

La directiva del gigante tecnológico se encuentra actualmente en libertad bajo fianza, tiene prohibido abandonar su mansión en Vancouver y tendrá que comparecer el próximo 6 de marzo ante el Tribunal Supremo de la provincia de Columbia Británica para iniciar el proceso de extradición.

Esta decisión amenaza con agudizar la grave crisis diplomática desencadenada entre Canadá y China ya que, tras la detención de Meng, el pasado diciembre China arrestó a dos canadienses, el diplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor.

Bajo la acusación de poner en peligro la seguridad nacional china, ambos siguen apresados en el país asiático y con restringido acceso a los representantes diplomáticos canadienses, así como a sus abogados.

El caso de Huawei se está produciendo en plena guerra comercial entre China y Estados Unidos y, aunque en ningún caso la vinculación ha sido confirmada oficialmente, China sí ve una relación directa con la batalla de aranceles que las dos grandes potencias llevan meses protagonizando.

Precisamente este viernes se vivió un nuevo capítulo de la contienda después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidiera a China que levante "de inmediato" los aranceles a los productos agrícolas estadounidenses ante los avances en las negociaciones comerciales entre ambos países.

Xi y Trump acordaron en diciembre una tregua de aranceles de 90 días, unos meses en los que China ha adoptado varias medidas de buena voluntad para cerrar un acuerdo, como la bajada de gravámenes a los vehículos de EEUU y la reanudación de la compra de soja de este país.

Huawei lleva años en el punto de mira del Gobierno estadounidense, que cree que la compañía supone una amenaza para la seguridad nacional por sus supuestos lazos con Beijing y sus servicios de seguridad.

Sin embargo, desde China, analistas, prensa y miembros del Gobierno han asegurado en numerosas ocasiones desde la detención de Meng que este es un intento estadounidense de acabar con la supremacía tecnológica de la compañía china, una de las empresas punteras en la tecnología 5G.

Fuente: Ámbito.com

Te puede interesar