El sector maderero registró  una caída sin precedentes

Economía 13 de febrero de 2019
Una encuesta anual del sector muestra que en el 74% de las empresas se registró una caída de la producción en 2018. El 72% manifiesta que sus ventas cayeron y el 44% espera que la situación empeore en 2019. Los datos pertenecen al Observatorio FAIMA (Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines).
madera

En el mismo se detalla que la producción de madera y muebles se contrajo un 8,9% en 2018. La industria del mueble es el segmento más afectado, mostrando una baja del 11,5% en su nivel de producción, mientras que la producción de madera cayó 1,3%.

El informe considera a la caída del consumo como el principal factor que explica esta dinámica y resalta que el ritmo de deterioro en los últimos meses del año no tiene precedentes porque la industria mueblera se contrajo 37,5% interanual en diciembre, mientras que la de madera y sus manufacturas 16,7%.

Según estimaciones del Observatorio FAIMA, el nivel de producción con que el sector cerró 2018 es un 12% inferior al del 2015.

Afirman que el 30% de las empresas encuestadas disminuyó su dotación de personal. Se trata de un dato llamativo ya que se trata de mano de obra calificada, difícil de reemplazar.

Señalan que medidas recientes como el incremento de la tasa de interés en las tasas de mora de AFIP solo ponen más presión a sectores exigidos al máximo y que operan por debajo de un umbral mínimo de rentabilidad.

La caída de ventas en el mercado local sumado a los aumentos de costos asociados a tarifas de servicios, tasas de interés en niveles récord y algunos insumos dolarizados se condiciona la rentabilidad del sector.

En este marco, las PyMEs se ven obligadas a liquidar stocks por debajo de umbrales mínimos de ganancia para cubrir huecos financieros de corto plazo, lo cual se vuelve un círculo vicioso que redunda en menor uso de su capacidad instalada, suspensiones y despidos.

Las principales preocupaciones pasan por el financiamiento de la demanda para sostenimiento del consumo, el financiamiento de empresas tanto en capital de trabajo como inversión y la carga impositiva.

Advierten que el bloque presenta una dinámica heterogénea hacia adentro. Porque mientras las principales urgencias se observan en el rubro muebles y en el segmento de aserraderos pequeños, los grandes jugadores del sector muestran crecimiento en parte por oportunidades de exportación abiertas para la actividad primaria y primeros eslabones de la cadena de valor.

Las exportaciones muestran impulso mayormente en productos vinculados a los primeros eslabones de la cadena de valor de la mano de rollos de madera y tableros de fibra, al tiempo que reflejan notorias caídas en los segmentos más elaborados de muebles, asientos y colchones, con caídas del 30% en las ventas externas.

En distintas mesas sectoriales que FAIMA participa con autoridades del Gobierno nacional, plantearon el diagnóstico como las principales necesidades del sector industrial ante la coyuntura desfavorable:

*Adelantamiento al sector mueblero del instrumento de la reforma tributaria que permite la posibilidad de descontar el 100% del mínimo no imponible de las contribuciones patronales. En este sentido, ampliar el alcance del decreto 1067/18 a nuestro sector

*Relanzamiento de la Línea de Crédito de Inversión Productiva (LCIP) para mitigar el grave problema de financiamiento PyME en el actual contexto de tasas altas

*Urge reglamentar la factura conformada, parte de la sancionada Ley de Financiamiento Productivo, para que todos los sectores puedan acceder a ese instrumento de financiamiento.

*Con respecto al crédito a la demanda, la revisión de las tasas de los programas bajo la modalidad Ahora 12 puede bajar costos y volver accesibles productos. En la misma línea, que exista la posibilidad para supermercados de poder ofrecer bajo estas modalidades productos madereros es un punto fundamental a corregir en el diseño del instrumento.

*Suspensión por 180 días de la aplicación del scoring en planes de AFIP, ampliación a 60 cuotas de los planes de facilidades y extensión de su vigencia a deudas contraídas a diciembre 2018. Restituir el decreto 814/2001, que estimulaba el empleo formal en economías regionales.

Te puede interesar