Caso Rodríguez: Testigos confirman que había violencia familiar

Judiciales 06 de diciembre de 2018
En la Sala VI del Tribunal de Juicio se llevó a cabo la segunda jornada del juicio seguido contra Roberto Daniel Rodríguez (34) por homicidio calificado por la relación de pareja y por el género en grado de tentativa y desobediencia judicial, en concurso real. La mujer había negado la materialidad del hecho y dijo que lo denunció por celos pero ahora los testigos confirman que existía violencia.
5c0912c4efd38

El imputado también está acusado por coacción, lesiones doblemente agravadas, amenazas, desobediencia judicial en concurso ideal con violación de domicilio, todo en concurso real y en perjuicio de su ex pareja.

Hoy continuó la recepción de declaraciones testimoniales. Entre otros, declaró un profesional del equipo técnico de la Oficina de Violencia Familiar y de Género, quien tuvo a su cargo un informe social realizado en el domicilio de la víctima y el imputado a partir de una de las denuncias radicadas por la mujer en contra de su pareja.

El testigo consideró que, a su criterio, se trataba de un caso en el que se daban las fases típicas del ciclo de violencia familiar: acumulación de tensión, agresión y arrepentimiento o “luna  de  miel”.  Señaló que, además de los hechos de maltrato psicológico se observaba violencia  económica y simbólica.

Según consta en la causa, el 1 de julio de 2017 alrededor de las 23, la denunciante se retiró de un restaurante donde festejaban el cumpleaños de una prima y tomó un remis para ir a su casa a buscar ropa. Su intención era regresar para quedarse en casa de la cumpleañera.

Al llegar a su domicilio entró directamente al baño y, cuando quiso salir, el imputado empujó la puerta, la agarró de los cabellos, la tiró al piso y comenzó a golpearla. Rodríguez había sido excluido del hogar y tenía prohibición de acercamiento.

En su denuncia, la víctima relató que observó que su expareja tenía algo en la mano pero pensó que era un palo. No sintió las puñaladas. Salió gateando hasta la puerta y gritó pidiendo ayuda. El remisero que la esperaba en la puerta arrancó y se fue.

El imputado siguió agrediéndola y fue entonces que la damnificada advirtió que lo que tenía en la mano era un cuchillo con el que le daba puntazos en diferentes partes del cuerpo. En ese momento salió un vecino, quien se acercó y le gritó al acusado que la dejara. Rodríguez entró en la casa y la denunciante pudo ser auxiliada.

La víctima tenía consigna policial por denuncias previas que había presentado contra su expareja, pero la noche del hecho había solicitado en la Comisaría de Rosario de Lerma que le retiraran la custodia porque iba a un festejo familiar.

Está previsto que la audiencia se extienda hasta el 11 de diciembre.

Te puede interesar