Belgrano: “Hoy soy sobreviviente, fui víctima”

Sociedad 31 de octubre de 2018 Por
Manifestantes llegaron al Arzobispado de Salta para exigir que la institución religiosa colabore con la Justicia brindando la información recabada de los casos de abusos que tienen como victimario al ex párroco Emilio Lamas. En la oportunidad, víctimas de casos similares se hicieron presentes para exponer su situación.

protesta_arzobispado

“Hoy soy sobreviviente, fui víctima. Fui a un colegio donde un docente abuso de mí y de otros niños por muchos años”, relató – por Aries – Juan Carlos Belgrano. El hombre vivió reiterados episodios de abuso por parte del cura que dirigía el colegio donde asistía en Capital Federal y, por cuestiones laborales y al enterarse de la manifestación frente al Arzobispado, decidió llegarse hasta el lugar para dar testimonio de su caso.

“Sin duda fue silenciado por nosotros porque uno no sabía qué hacer, yo pude decirlo y ahí se cortó la situación de abuso. Es el proceso de transitar de victima a sobreviviente. Es un impacto muy fuerte porque generalmente el abuso implica un vínculo con el abusador, donde hay una amistad, una confianza, una creencia, entonces, la ruptura que se genera en la victima es de la confianza y se frustran las posibilidades de relacionarse con las personas”, explicó Belgrano.

Este último punto recuerda a lo expuesto por Juan Carlos García y Carla Morales – denunciantes de Lamas – en cuanto que tuvieron que luchar férreamente para continuar con sus vidas luego de lo acontecido. La pérdida de confianza en las personas, el silencio y la culpa a la orden del día.

“Y es lo que hay que ir trabajando para que uno pueda encontrar en la vida el camino que uno desea y no vivir en consecuencia de una situación traumática”, añadió.

En tanto, Belgrano indicó que muchas veces tampoco se tiene en claro qué es un abuso sexual y sostuvo que no necesariamente implica un acercamiento físico entre victimario y víctima.

“Creo que el abuso sexual es la intromisión que un adulto hace sobre alguna persona, violenta su intimidad, puede ser espiarlo incluso, no es necesario que haya un contacto carnal”, advirtió.

Volviendo a su caso, el hombre reiteró que fue, un cura que dirigía su colegio, el victimario y resaltó que más allá del lugar institucional donde se generan los abusos, es importante tomar conciencia que los casos existen.

“Ahora, tiene su gravedad porque se da en el marco de una institución, la confianza que se quiebra está dada por una autoridad religiosa y eso suma al daño”, concluyó.

Te puede interesar