Cambiemos buscará darle media sanción al Presupuesto 2019

Política 24 de octubre de 2018
Ayer logró dictamen de mayoría dándole más concesiones a la oposición. El Gobierno apunta a aprobar la norma antes de firmar el nuevo acuerdo con el FMI.

diputados nacion_1

Finalmente, Cambiemos logró el dictamen de mayoría del proyecto de ley del Presupuesto 2019 y la norma se debatirá hoy desde las 11 en la Cámara de Diputados, en donde, de acuerdo con el "poroteo" que maneja el oficialismo, obtendrá media sanción para luego pasar al Senado. Así, el Gobierno lograría tener la media sanción antes del viernes, cuando el directorio del FMI dé la aprobación final al nuevo entendimiento firmado con la Argentina. También es un primer paso para tener la iniciativa sancionada antes de que comience el G20, el 30 de noviembre.

Las negociaciones para llegar hasta aquí fueron largas –en la misma comisión de ayer Cambiemos debió hacer concesiones-, tediosas y hasta corrió riesgo el apoyo de la oposición cuando en la última semana de agosto el dólar tocó los 41 pesos y el Gobierno debió reunirse de urgencia el fin de semana en la Quinta de Olivos para anunciar una reducción del gabinete.

Sin embargo, el Ejecutivo con Rogelio Frigerio, ministro del Interior, y Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, a la cabeza, logró encauzar el diálogo con el bloque Argentina Federal, peronismo no kirchnerista que representa a los gobernadores, y llegó a buen puerto en los principales puntos que reclamaban. El Frente para la Victoria y el Frente Renovador se mostraron más reacios y no acompañarán la medida.

Con este panorama, los números que manejan en el oficialismo indican que tienen entre 130 y 135 votos positivos y entre 95 y 100 negativos, con algunas ausencias y abstenciones. Entre los que acompañarían, están los 108 de Cambiemos, 8 del bloque Justicialista, 4 cordobeses, 5 misioneros, 3 del bloque de Martín Lousteau, al menos 3 de Santiago del Estero, y los monobloques de José Luis Ramón, Alma Sapag y Adriana Nazario.

El puntapié inicial para destrabar las negociaciones fue el aumento de Bienes Personales, un punto que la oposición exigió para afianzar la recaudación en 2019 y compensar el esfuerzo que la Nación les pidió a las provincias para alcanzar el déficit cero el año que viene, un recorte de 300 mil millones de pesos (200 mil el Ejecutivo y 100 mil los distritos).

Lo acordado fue subir el mínimo no imponible -el piso a partir del cual los contribuyentes deben pagar el impuesto- de los $1.050.000 actuales a $2.000.000. Asimismo, se elevan las alícuotas para quienes tienen mayor poder adquisitivo. Quienes declaren bienes entre $2.000.000 y $5.000.000 pagarán una tasa de 0,25%; de $5.000.000 a $10.000.000 tributarán 0,50%, y a partir de los $20.000.000, la tasa será de 0,75 por ciento.

Con esta discusión zanjada, la Casa Rosada logró obtener dictamen del Consenso Fiscal 2018 firmado por 17 gobernadores y la ciudad de Buenos Aires, que también será aprobado hoy en el recinto. Esta norma también es fundamental para equilibrar las cuentas porque, entre otras cosas, sella el traslado a la ciudad y la provincia de Buenos Aires de algunos usuarios de AySA, Edenor, Edesur y del transporte público de pasajeros.

Pero justamente la cuestión del transporte fue la otra que generó rispideces, que no se arreglaron hasta ayer en la comisión. El problema surgió con las ciudades grandes del interior que tienen transporte urbano. Como la Nación dejará de subsidiar a las empresas el boleto de los colectivos y le da ese dinero directamente a las provincias para que negocien, había casos, como el Córdoba capital, que debían aumentar el boleto a 36-38 pesos.

Para compensar esto, Luciano Laspina, presidente de la comisión de Presupuesto, anunció que se creará un fondo de 6.500 millones de pesos "destinado a asistir en la transición" y "evitar saltos" en las tarifas. La distribución estará a cargo del Ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich: 5 mil millones será de forma automática y los restantes 1500 millones será teniendo en cuenta los desajustes que presenten ciertos municipios.

Otra discusión que se neutralizó en la comisión fue la del artículo 53, sobre la reestructuración de la deuda pública, que había sido criticado por la oposición desde que se anunció. El Gobierno accedió a directamente eliminar este punto, que implicaba modificar la Ley de Administración Financiera para que la deuda se pudiera reestructurar "atendiendo a las condiciones imperantes del mercado financiero" y no, como indica el texto actual, "mejorando los montos, plazos y/o intereses de las operaciones originales".

También se estableció que habrá más fondos ($400 millones) para el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y para el Conicet y la Secretaría de Cultura ($500 millones). La Sedronar verá un incremento de $100 millones y se duplicó de $30 a $60 millones la partida para el Plan de Lucha contra la Violencia de Género.

Así las cosas, todo indica que no habrá sorpresas y el Presupuesto 2019 tendrá media sanción en la Cámara baja. Luego, en el Senado, en la Casa Rosada no esperan que las negociaciones se recrudezcan porque el diálogo con las provincias es más lineal y vienen trabajando con el bloque de Miguel Ángel Pichetto, que acompañará.

En Cambiemos hay conformidad con el texto elaborado porque, según sus cálculos, todas las provincias "están contempladas". Las únicas que salen perdiendo son la provincia y la ciudad de Buenos Aires, esta última en casi 900 millones de pesos.

Según explicaron, el ajuste estimado (en los ingresos pasar  de un déficit de 1,3% a 0% y en los gastos bajar de 2,7% a 1,3%) lo "pagan" los exportadores de servicios, los industriales, las personas con bienes en el extranjero y los bancos con el impuesto a los sellos y cheques, en donde se hace una postergación de la baja.

Fuente: Infobae

Te puede interesar