Equilibrio

Opinion 19 de octubre de 2018
Hasta el próximo lunes, Salta es la sede de la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa, en su edición 74. La SIP es la entidad de prensa más representativa de América en tanto reúne a directivos de más de 1.300 diarios de todos los países del continente. Nació en 1943 en La Habana con el objetivo de resguardar la libertad de expresión, de opinión y de prensa, defender al periodismo profesional y afrontar las amenazas que en diversos países se presentan para los periodistas.
encuentro sip

En sus 75 años de vida a abordado problemáticas tan diferentes como las que la evolución de la humanidad fue planteando en más de medio siglo transcurrido. Ahora es el turno de abordar los desafíos de era digital, los riesgos de los populismos que se vinieron afirmando al punto que el principal país ha sucumbido de la mano de presidente Donald Trump, los efectos de la corrupción estructural en el continente y los peligros del crimen organizado, que viene cobrándose en vida las denuncias de periodistas.

La de hoy, primera jornada, ha puesto para el análisis el borrador de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión en la Era Digital, una vuelta de tuerca a la Declaración de Chapultepec, aprobada en marzo de 1994, que consagra el concepto de que “ninguna ley o acto de gobierno puede limitar la libertad de expresión o de prensa, sin importar el medio que se trate”.

El propio juez del máximo Tribunal de Justicia de la Argentina, Ricardo Lorenzetti, ha demandado hoy una "legislación por principios".  Consideró  indispensable la regulación porque hoy es impensable que semejante poder –el de Internet- no tenga límite.

La Declaración Digital que la SIP va a aprobar  reconoce que el acceso a Internet es un derecho humano, al igual que las libertades de expresión y de prensa y de ninguna manera son una concesión de las autoridades, por lo que se debe proteger y promover el libre flujo de la información sin importar la plataforma por donde esta se propague. En uno de los principios que se propone se advierte a los gobiernos que deben abstenerse de adoptar regulaciones en exceso o especiales ante expresiones en línea que se encuentran protegidas por el derecho a la libertad de expresión y de imponer sanciones agravadas ante normas que ya están incluidas en la legislación existente.

Hay un impacto positivo de las tecnologías digitales de la información y la comunicación, que están empoderando al hombre común pero no alcanza. No quedan fuera de los afanes de quienes necesitan de la censura para avanzar en sus afanes. 

El gobierno del Ecuador, a través de su enviado, reconoció las tensiones que atraviesan al continente y planteó como innegociable cualquier limitación a la libertad de prensa. No es casual que haya sido  el país invitado a la apertura, atento a las restricciones que aún no se han levantado en esa nación. Ese tipo de situaciones van a ser analizadas puntualmente, país por país, durante la jornada de mañana.

Quién será la principal beneficiaria de este tratamiento es la sociedad de cada nación americana. Es la que deberá controlar que el papel de fiscal con el que se inviste a la prensa se cumpla cabalmente y no se impongan los intereses de empresas, que la ejercen.

Como siempre, es la sociedad la que debe plantear el equilibrio.

Salta, 19 de octubre de 2018

Te puede interesar