Pasó cocaína para pagar la quimio de su hijo y ahora se reencontró con él

Judiciales 13 de octubre de 2018
Después de viajar 24 horas, la mujer que pasó cocaína para pagar la quimioterapia de su hijo, llegó a Bolivia gracias a la autorización de la Justicia. Podrá quedarse 30 días. Luego deberá volver a prisión en General Güemes (Salta).
claudia

Claudia viajó un día desde la cárcel federal de General Güemes, en Salta, a su casa en la ciudad de Montero, cerca de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) para reecontrarse con Fernando, su hijo de 14 años gravemente enfermo.

Con su cuarta hija en brazos que nació hace cuatro meses con su madre en prisión, la mujer cruzó el umbral de su casa y fue directo a la habitación donde desde hace una semana está Fernando, bajo cuidados paliativos, ya que la enfermedad, según los médicos, se volvió irreversible.

"Cuando entré estaba dormidito, caidito, levantó la cabecita y me miró y me dice 'no llores mi mamá, no quiero que llores, yo ya no quiero llorar'", contó Claudia entre sollozos.

"'Estoy bien, ¿no me ves bien? Estoy tranquilito'. Eso fue lo que me dijo. Me da mucha pena. Y yo me puse mal. Pero estoy tranquila. No imaginaba que iba a poder estar acá, estaba rezando y pidiendo que respondiera el juez", comentó Claudia.

"Lo hice porque estaba desesperada. Yo no tenía recursos. Tuve que hacer esto para poder curar a mi hijito pero todo salió mal y me quedé aquí y mi mamá lo estuvo llevando (al médico) pero se empeoró y le amputaron la pierna derecha", contó esta mujer de 33 años.

"Estoy contenta, feliz de estar con mi hijito, estoy bien y triste a la vez. Estaba esperandome él, que yo llegue. Me dijo que 'no llore mamá, no quiero que llore', ya hijito le digo, 'ya me voy a curar, estese tranquila, voy a hacer y tomar y voy a comer, mamá, porque no quiero que usted esté triste'", dijo Claudia, con alivio y emoción.

La historia de Claudia y Fernando fue revelada difundida a nivel nacional esta semana, y un día después el juez federal de Salta Ernesto Hansen firmó (después de seis meses de espera) la habilitación para que la mujer pudiera salir para estar con su hijo "por razones humanitarias".

Los defensores de Claudia habían presentado en las últimas semanas las pruebas que demostraban que la enfermedad de Fernando era real, algo que Hansen consideraba una excusa para justificar el delito de pasar cocaína por la frontera.

La Sala 2 de la Cámara de Apelaciones de Salta, integrada por los jueces Guillermo Elias, Mariana Catalano y Alejandro Castellanos, confirmó también el mismo jueves el procesamiento de Claudia, su prisión preventiva y un embargo de $ 20.000 dispuesto por Hansen. Pero recomendó atender las necesidades humanitarias. Claudia deberá volver a prisión dentro de un mes y esperar el juicio.

Fuente: Infobae

Te puede interesar