Incumplimientos

Opinion 03 de octubre de 2018
La Cámara de Diputados debe investigar el Fondo de Reparación Histórica del Norte de la Provincia de Salta. Fue creado a través de la Ley 7691 sancionada el 17 de noviembre de 2011, que autorizó a emitir títulos de deuda por un monto de hasta 220 millones de dólares garantizados con los recursos provenientes de las regalías hidrocarburíferas, para la realización de obras en los departamentos de San Martín, Orán y Rivadavia.
fondo

Finalmente no se cubrió ese monto sino que se logró, en marzo de 2012, colocar los Títulos en el mercado internacional por 185 millones de la moneda estadounidense a una tasa del 9,5% anual a 10 años. Fue una dificultad porque significaron 35 millones menos que los necesarios para la realización de las obras aprobadas por ley. Y casi simultáneamente apareció otro aprieto, el ingreso en pesos del empréstito contraído en dólares. En total fueron un poco menos de 800 millones de pesos los que fueron a financiar un ambicioso plan de obras, aunque la decisión de colocar en diferentes plazos fijos el remanente no utilizado generaron intereses que llevaron ese monto a casi 1.050 millones de pesos.

La ley de creación del Fondo de Reparación Histórica también dispuso la creación, en el ámbito de la Legislatura Provincial, de una Comisión Bicameral de seguimiento, integrada por tres Senadores y tres Diputados, con la finalidad verificar la ejecución de las obras autorizadas. La Bicameral no fue generosa en informes públicos aunque hubo disponibilidad de datos en una página web creada al efecto. No era información de entendimiento sencillo ni comprobable.

Ello llevó a que se generara un manto de sospecha que, hasta la fecha, no se ha disipado. Comenzó a tenderse con la puesta en marcha de la iniciativa cuando se designó al primero y único Director Ejecutivo que tuvo la Unidad Coordinadora del Fondo. La designación cayó sobre la persona de Rodolfo Urtubey, hermano del Gobernador, quien a poco inició su campaña a senador nacional, banca que ganó y ejercerá hasta 2019.

Hubo otras circunstancias que afirmaron las sospechas, como la comprobación del pago de certificaciones de obra por avances no ejecutados y la existencia de obras inconclusas. En 2016, el Ejecutivo Provincial  ofreció sendos informes a ambas cámaras legislativas, con los que confirmó el agotamiento del Fondo y la decisión de finalizar obras en ejecución e iniciar las que a esa fecha no se habían comenzado con parte de los recursos obtenidos a través de un nuevo crédito denominado “Plan Bicentenario de la independencia”.

Esa decisión se sumó a la de anular la Unidad Coordinadora del Fondo, el que fue absorbido este año por la Unidad del Plan de Obras Departamentales, del Ministerio de Infraestructura, Tierra y Vivienda. Su responsable técnico quedó a cargo hasta el 1 de agosto pasado; su renuncia fue aceptada el 28 de setiembre {ultimo y no se informó sobre su reemplazo.

En la sesión de ayer, el propio presidente de la Cámara de Diputados exhortó a rendir cuentas, a investigar y abandonar los discursos. Dijo que si no existe la obra prevista, debe explicarse dónde está la plata y citó un  caso que da cuerpo a su reclamo de poner claridad en la situación. La obra de gas domiciliario que debía beneficiar a la localidad de Urundel se redujo a la colocación de gabinetes que están vacíos, como la esperanza de una comunidad que creyó en una legítima aspiración.

La deuda existe, los recursos se agotaron y hay obras pendientes. La Legislatura tiene una tarea incumplida.

Salta, 03 de octubre de 2018

Te puede interesar