El significado de ser ciudadano

Opinion 02 de octubre de 2018
Hace algunos días atrás, el presidente Macri fue premiado en New York como Ciudadano Mundial por su dedicación desinteresada con su país. Desde la Ong Atlantic Council que fue quien le otorgo el premio argumentaron que le dieron esta distinción porque el presidente recibió una herencia de corrupción y desmanejos y que aun así ha logrado elevar al país en forma exitosa.
ciudadanos

Le quiero informar a la Ong que se prevé que la inflación estimada para cuando el presidente termine su mandato es de no menos de un 120% de inflación. Tras recibir la distinción el presidente bailo con la vicepresidenta ejecutiva de la Ong. Al día siguiente, dio su discurso en la Asamblea de la ONU en donde reivindico los derechos sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y SANGUCHES Sur y a su regreso al país no tuvo otra mejor idea que ir a buscar a su hija al colegio en el helicóptero presidencial. Señor presidente para ser ciudadano no solamente hay que serlo sino también parecerlo.

Ser ciudadano es muchísimo más que recibir un premio, mucho más  que el simple hecho de cumplir 18 años y tener mayoría de edad, de haber nacido en este país y poder votar en las elecciones, o poder ejercer plenamente lo que conocemos como derechos y deberes ciudadanos. Es sentirse parte de una estructura social y política, y sobre todo, asumir responsabilidades y obligaciones en la construcción de la sociedad, según el lugar desde nos toque actuar.

La ciudadanía es poder, entendido como la facultad de realizar actividades con plena autonomía, tomando decisiones responsables en un  contexto social como el que vivimos.

Creo que hoy más que nunca, tenemos que indignarnos, pero sin violencia, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso y de participación. Estoy seguro de que motivos para indignarnos vamos a encontrar todos los días, están ahí, cuando se juega con la dignidad de las personas, cuando miramos las noticias y nos enteramos que en nuestro país en lo que va de la actual administración nacional hay 12 millones de pobres de los cuales 2 millones son indigentes, cuando muchas veces la justicia distingue entre ricos y pobres, cuando observamos como el gobierno actual esta endeudando al país por un monto total de casi 100 mil millones de dólares comprometiendo el futuro de la presente y de las generaciones venideras. A los argentinos nos explicaron la deuda en ingles, desde Estados Unidos y con la bandera argentina detrás de la titular de FMI Christine Lagarde.

Demás esta decir que la ciudadanía se ejerce a través de la participación en los diferentes espacios en los que nos desenvolvemos, en la familia, en el colegio, en el trabajo, en el barrio, en las universidades. ¿Cómo? Opinando sobre temas que atañen al entorno en el que nos desenvolvemos, tomando decisiones en beneficio de la mayoría o que impliquen una mejora de la calidad de vida de todos, porque si es de todos, es nuestra obligación protegerlo, pero para lograrlo solo existe un camino, dejar de lado la protesta y avanzar en las propuestas, dejar de ser habitantes para ser ciudadanos. No permitamos que nos arrebaten nuestros derechos, ¡¡indignémonos¡¡¡ pero sin violencia.

 Salta, martes 02 de octubre de 2018.

Sergio Vargas



Te puede interesar