Abusos en la Iglesia: “Cobran bonita plata para que nos arruinen la vida”

Judiciales 01 de octubre de 2018
Juan Carlos García rompió el silencio después de casi 30 años, y denunció los abusos sexuales que sufrió por parte del sacerdote Emilio Raimundo Lamas, en Rosario de Lerma en el año 1991.
Sin título
Sin título

Por Aries, García sostuvo que busca que se sepa la verdad de la Iglesia y como se maneja, porque se trata de una institución que está en crisis a la que los mismo integrantes la llevaron.

“La estructura que ellos tienen está hecha para encubrir, tapar y ocultar y ser impunes por el poder que tienen”, aseguró el denunciante.

Lamentó que un sacerdote abusador cobre el sueldo del mismo Estado al que la víctima paga sus  impuestos.

“Acá tendría que haber actuado la justicia y monseñor Cargnello tendría que haber actuado rápidamente para que no se empañe a la Iglesia”, aseguró la víctima.

Afirmó que le costó resolver “dar la cara” para denunciar esta situación, y que al mismo tiempo hay muchas víctimas que están sufriendo esta situación, y a quienes les pidió que no tengan miedo.

Criticó que los curas cobren bonita plata para que nos arruinar la vida de las personas, mientras gozan de privilegio.

Hablando de manera directa al sacerdote acusado, García le pidió que dé la cara y diga la verdad.

“Sabes que me arruinaste, y lo peor le pediste a la Iglesia, las Monjas y todos los que estaban a tu alrededor que me callaran. Tené la decencia de pedir perdón”, sostuvo.

Recordó que de chico había denunciado pero estaba solo, pero siempre ha llevado esto y no pudo hacer mucho.

“Esto recién empieza, es un largo camino, pero no voy a bajar los brazos”, manifestó García.

Advirtió que “si algún día no estoy o desaparezco, es porque algo me ha pasado”.

Por último, dijo que pide justicia no solo por él sino por todas las víctimas que callaron.

Te puede interesar