Razonabilidad

Opinion 19 de septiembre de 2018
Aunque no se espera que el proyecto de presupuesto provincial ingrese a la Legislatura en lo inmediato, los diputados avanzarán en el análisis de la situación fiscal que condicionará la distribución de recursos públicos en 2019. Es una intervención necesaria porque si bien hay precisiones sobre el cuadro nacional de ingresos y gastos, no bajó el alto nivel de incertidumbre que genera un gobierno que parece atender más al mercado que al conjunto de la sociedad.
diputados salta

Se ha confirmado que el Jefe de Gabinete Fernando Yarade y el ministro de Economía, Emiliano Estrada, informarán el próximo miércoles ante Diputados las perspectivas para elaborar el próximo presupuesto. Básicamente se demandarán precisiones  sobre el ajuste o recorte de fondos previstos en el Presupuesto Nacional 2019, que afectarán a la provincia. Y al respecto, se pedirá que se anticipen cuáles serán las medidas para atenuarlas a fin de evitar un fuerte impacto social. Dada la importancia de esta presentación, se dispuso invitar a los senadores para que participen de las exposiciones  y consultas.

Si bien no habrá un panorama preciso hasta tanto no se apruebe el presupuesto nacional, no se puede demorar el debate político que genera la situación y ello justifica que en la última sesión de la Cámara de Diputados haya habido duras referencias al respecto. Las explicaciones que las autoridades provinciales están dando a distintos sectores dejan entrever que el eje es político.

Es lo que ha señalado el Ministro de Economía de la Provincia al indicar que el proyecto nacional contiene parámetros hasta contradictorios. En la misma línea se ubica la postura que sustentan los diputados nacionales justicialistas por Salta, sobre cuyas espaldas recae el mayor peso de la responsabilidad  en el destino de la iniciativa girada por el Ejecutivo Nacional.

Sabido es que el Gobernador ha comprometido el apoyo de la Provincia a la sanción del presupuesto. El jefe del interbloque Argentina Federal, el salteño Pablo Kosiner, fue explícito al señalar que ante semejante crisis que vive la Argentina, la discusión del presupuesto más que económica es política.  Advirtió que el presupuesto no es bueno porque prevé un dólar cuya cotización no es real y una inflación que no va a ser pero por sobre esos defectos, peor es no tener presupuesto. Ello ampliaría la discrecionalidad de un Gobierno central que no ha mostrado mayores consideraciones con las Provincias.

Las sutilezas del posicionamiento de las autoridades provinciales merecen otras lecturas desde la oposición y alientan propuestas disgregadoras. El bloque del trotskismo en Diputados ha ubicado al gobernador Juan Manuel Urtubey en el primer lugar en la complicidad con el ajuste, al dar aval “a una política en guerra con el pueblo”. Desde ese sector se ha propuesto una asamblea constituyente que reordene la situación que afecta a los trabajadores, generada en una economía piloteada por la usura internacional y que no puede esperar una elección.

Hay que cambiar el modelo económico, dice el gobierno local pero pone la expectativa en octubre de 2019. Allí está la razonabilidad que debe exigirse a la dirigencia política.

La democracia así lo exige.

Salta, 19 de setiembre de 2018

Te puede interesar