Amado Boudou detenido: para la Justicia, tenía los medios como para fugarse

El Pais 08 de agosto de 2018
En su decisión, mencionaron "vinculaciones familiares, personales y profesionales" del ex vice. La defensa apelará la medida.

boudou

Después de siete meses de haber obtenido la excarcelación,Amado Boudou y su amigo y socio, José María Núñez Carmona, volvieron a prisión. Así lo decidió, por voto mayoritario, el Tribunal Oral Federal 4 (TOF) que este martes los encontró, junto a Nicolás Ciccone y los demás acusados, responsables de los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles. El ex vicepresidente quedó detenido inmediatamente después de la lectura de la sentencia, algo que sus abogados -Alejandro Rúa y Graciana Peñafort-, apelarán este miércoles. ¿Cuál fue la razón para que los jueces decidieron apresarlo, aún cuando puede recurrir a una instancia superior como defensa? Uno de los principales argumentos fue "riesgo de fuga".

En 59 páginas y con el voto en disidencia de la juez Gabriela López Íñiguez, los integrantes del TOF 4 explicaron los motivos por los que decidieron detener a Amado Boudou tras conocerse su condena en el juicio por la compra venta de la ex calcográfica Ciccone.

La medida se tomó en base al “nuevo status que ostentan los encausados Amado Boudou, José María Nuñez Carmona y Nicolás Tadeo Ciccone, frente al veredicto condenatorio que los comprende y les impone penas de prisión de considerable magnitud y gravedad en cuanto a su quantum y modalidad de ejecución”, indicaron los jueces Néstor Costabel y Pablo Bertuzzi.

Así, al momento de detener al ex vice de Cristina Kirchner, los magistrados indicaron que se tuvieron en cuenta “las circunstancias particulares de esta causa definidas en contextos muy peculiares”, en las que “demuestran que se han configurado concretos riesgos procesales objetivos” en relación a “Amado Boudou, José María Nuñez Carmona y Nicolás Tadeo Ciccone”.

¿Por qué hay riesgo? Por la “nueva circunstancia objetiva generada por el dictado del veredicto” en el juicio por la compra de la ex calcográfica, en los que se los encontró responsables de cohecho y negociaciones incompatibles. Entendieron que tras el juicio oral y público se produjeron “numerosas probanzas de toda índole ofrecidas por las partes y se debatieron complejas cuestiones de hecho y de derecho”.

Por ello, sostuvieron Bertuzzi y Costabel, que ante tal circunstancia ameritaba “revisar la situación de libertad” de estos tres acusados, “con el objeto de dictar las medidas que sean necesarias para asegurar la actuación de la justicia y la efectiva aplicación de las penas” que se les impuso a cada uno.

Para dos de los jueces del TOF 4 es necesario “poner además de resalto -y con especial énfasis- que los riesgos procesales objetivos de elusión o fuga se ven incrementados”, por una serie de“circunstancias adicionales o autónomas”. Al igual que la Unidad de Información Financiera (UIF) que pidió la detención inmediata en su rol de querellante, entendieron que una vez condenados los tres principales acusados, hay “más riesgo porque hay suficientes probanzas para que quede firme la condena”, indicaron desde la UIF.

Los jueces sostuvieron que adoptar una “prisión inmediata” se sustenta ante la sospecha de un “riesgo de fuga” y para “evitar que se obstaculice la acción de la justicia” y se ponga en riesgo “la aplicación de las penas impuestas”. Así, la restricción de la libertad se adoptó “para asegurar los fines del proceso”.

“Boudou, Núñez Carmona y Nicolás Ciccone ostentan sobradas vinculaciones familiares, personales y profesionales, comerciales, contactos sociales y propios de los círculos que frecuentaron -potencial o efectiva-, para procurarse los medios necesarios para sortear otras restricciones”, por eso decidieron la prisión.

Es que para el Tribunal, a través del juicio se “comprobó, con plena certeza y más allá de toda duda razonable”, que Nicolás Tadeo Ciccone por una parte, y Amado Boudou, José María Nuñez Carmona, Alejandro Paul Vanderbroele, Guido Forcieri y Rafael Resnick Brenner, por otra, ”convergieron en la perpetración de un emprendimiento criminal complejo, ideado, planificado y ejecutado en derredor de la firma Ciccone Calcográfica S.A”.

Existió así, un “sólido esquema organizacional” para que funcione “este negocio ilícito” que aún es investigado en otros expedientes”. Para Bertuzzi y Costabel hay una “real dimensión de los riesgos procesales” que “ameritaban el dictado de prisiones preventivas”. Y se recordaron muchas medidas y acciones de Boudou cuando aún estaba en cargos públicos y durante toda la realización del juicio.

 Fuente: Clarín 
 
 

Te puede interesar