Clave

Opinion 07 de agosto de 2018
Si no hay consenso, no se avanzará, insiste el Ejecutivo Provincial frente a la reforma constitucional pero trabaja activamente en el tema. Ayer tuvo lugar una nueva reunión entre el ministro de Gobierno, Marcelo López Arias y representantes de sectores políticos, que fueron convocados para que opinen sobre la cuestión.
constitucion slata

Esta vez el turno fue de cuatro agrupaciones oficialistas, que expresaron su acuerdo y avanzaron en algunos detalles. Es así que propusieron consensuar los temas que podrían ser considerados para la modificación de la Carta Magna, opinaron que la elección de los convencionales debiera coincidir con los comicios del año próximo y los cargos ser ad honorem.

Luego que en mayo pasado se presentara al Gobernador de la Provincia el documento "Consenso por Salta", suscripto por referentes de distintos partidos y alianzas tanto del oficialismo como de la oposición, se viene trabajando sin pausa en la puesta en marcha del proceso reformista. En ese orden, el paso más importante lo dio la Legislatura, cuando los titulares de ambas Cámaras se reunieron con el ministro político del Gobierno  y anunciaron la integración de una comisión bicameral con representantes de todos los sectores con representación parlamentaria.

El propósito de este grupo de trabajo sería similar al que lleva adelante López Arias pero circunscripto al ámbito legislativo, mientras que al Grand Bourg serán convocados referentes de la sociedad civil, como ya sucediera con ambas universidades y los consejos profesionales.

Por fuera del arco político, quienes ya concurrieron al despacho ministerial recibieron de buen modo la presentación del tema pero sólo expresaron su predisposición a debatir la iniciativa en sus respectivos ámbitos. Hasta el momento no se conoce pronunciamientos formales desde esas entidades.

 Quienes sí están demando espacios públicos para expresar su posición son individualidades o grupos que no ven con buenos ojos la posibilidad de la reforma. Es el caso del juez de Corte Abel Cornejo, quien cuestionó la oportunidad y la premura con la que se pretendería disponer las modificaciones. Al respecto dijo que debe encararse con otra mirada de la que actualmente se sostiene porque hoy hay problemas muy puntuales y acuciantes en Salta.

También expresaron su oposición grupos de abogados como los que integran el Foro de Observación de la Calidad Institucional de Salta y la Agrupación Mariano Moreno. Los reparos son profundos y apuntan a la intención que alientan los promotores de la reforma.  Se ha puesto en tela de juicio la posibilidad de una reforma constitucional exprés, que solo busca cambiar algo para que nada cambie, según expresara el FOCIS en un documento, que calificó al proceso de continuista, improvisado y basado en un diagnóstico insuficiente y parcial.

Más allá de lo que en definitiva resulte de las rondas de consultas, que difícilmente interrumpa la aplicación de la voluntad política reformista, seguramente la clave estará en la amplitud de la participación. Para ello deberá asegurarse que la decisión no pase por la definición de la paternidad de la reforma sino en la recepción de las voces disidentes, habilitándole los espacios de debates.

Salta, 07 de agosto de 2018

Te puede interesar