Tormenta

Opinion 20 de julio de 2018
La Nación dio vuelta sus cartas y mostró a las provincias amigables cuáles son los efectos de la tormenta, de la que habló el presidente Mauricio Macri en las últimas 48 horas. Traducidos en costos, podría significar para Salta un ajuste del 7% de sus ingresos.
tormenta

La que cierra hoy ha sido una semana muy ilustrativa ya que el titular del Ejecutivo Nacional se expuso ante la prensa, respondiendo a una fuerte demanda de entrevistas desde ese sector y dejó reflexiones, interpretaciones y aclaraciones sobre distintos aspectos de los temas públicos que más preocupan. También lo hizo por una red social, a través de la cual respondió cualquier inquietud durante un poco más de 22 minutos, adelantando lo que puede ser una práctica en una eventual campaña por la reelección. Otro momento esclarecedor fue su participación en el montaje de un diálogo con el titular de la Bolsa de Comercio, ante un nutrido grupo de empresarios en el que habló de la economía real, que se manifiesta en precios, puestos de trabajo, producción y consumo.

Sin embargo, el momento más revelador fue la reunión que ayer mantuvo el ministro de Economía Emiliano Estrada, con su par nacional Nicolás Dujovne y el jefe de la cartera política y de la obra pública del gobierno de Cambiemos, Rogelio Frigerio. En ese ámbito es donde se marcó a los estados provinciales, cuál es el espacio en el que van a transitar las políticas públicas a desarrollar en 2019 y cuál será el impacto en las gestiones provinciales.

Las opciones son múltiples, según lo poco que se pudo conocer hasta el momento. Es que la pelota quedó en el campo de los gobiernos locales, que deben decidir cuáles son las viables. Lo que no se va a discutir es la decisión política de establecer recortes de gastos que alcancen los 300 mil millones de pesos a nivel nacional y unos 3.360 millones en la Provincia.

Para Salta es un piso, ya que a su aporte al ajuste -expresado en la menor cantidad de fondos que va a recibir- deberá sumar la menor cantidad de obra pública que el gobierno central va a llevar adelante en la provincia y la afectación de programas no especificados en las consideraciones expuestas por el ministro provincial.

No hay entusiasmo pero sí expectativas. Las opciones dadas son todas de carácter restrictivo y se refieren a los gastos; en ningún caso se podrán debatir los ingresos. Sin embargo, el presupuesto 2019 contemplará una pauta de crecimiento del PBI del 2%, empujado en gran parte por el sector agropecuario.

Ese es el nicho de la esperanza para el caso que, por encima de previsiones mezquinas, haya una reacción positiva del resto de la actividad económica. Quizás se pueda convencer a las autoridades económicas que, con medidas promocionales, desde otras ramas hay posibilidades de cambiar el rumbo y salir de la tormenta.

Salta, 20 de julio de 2018

Te puede interesar