Movilización

Opinion 18 de julio de 2018
Mientras el equipo económico provincial se apresta a iniciar las negociaciones sobre el ajuste del presupuesto nacional del próximo año, la reanudación de la actividad legislativa ha mostrado que los diputados no tienen señales que indiquen hacia dónde va la gestión local. En la primera sesión de la segunda mitad del año parlamentario, se vio a los diputados afanados en su intervención sobre urgencias que impactan en la situación social.
urtubey

El debate se centró en iniciativas de carácter declarativo, que receptan los reclamos de sectores afectados por medidas de carácter nacional y provincial, impulsadas por la necesidad de controlar el déficit fiscal, un problema muy de moda, según las expresiones del gobernador Juan Manuel Urtubey en su última incursión mediática en un canal porteño. Por ese estrecho sendero deben marchar las decisiones que se adopten hacia el cierre de un año complicado por la crisis económica.

Mientras el Jefe de Gabinete y el Ministro de Economía participarán mañana de reuniones con miembros del gabinete nacional, la titular de la cartera de Educación sigue sus contactos con los gremios del sector. Lo hace en el marco de la reanudación de paritarias, prevista inicialmente para agosto pero adelantada por el reconocimiento del propio mandatario que la pauta salarial anual está atrasada frente a una inflación sin freno. Ayer mismo se conoció que junio registró el aumento del índice de precios más elevado en lo que va del año.

El guarismo hecho público por el INDEC indica que en el primer semestre del año cubrió el ajuste salarial que en Salta se terminará de pagar en octubre, devaluando de manera significativa el salario pautado en febrero último. En ese mismo lapso, la recaudación provincial creció significativamente, al punto que el mes pasado Salta quedó a la cabeza de las provincias con mayor eficiencia en la tarea. Y el Ejecutivo no está dispuesto a poner en riesgo el delicado equilibrio fiscal alcanzado, que será el sustento de su posición negociadora a nivel nacional. Además, mantendrá el principio que guía el debate paritario, que indica que no se asumirá ningún compromiso que después no se pueda cumplir.

El debate desarrollado anoche en la Cámara baja ha demostrado que los legisladores están dispuestos a ayudar de alguna manera, como adelantara el titular del cuerpo. Pero no hay iniciativas que los coloquen al lado de los miembros del Ejecutivo, que deben definir cuál área de gobierno puede soportar los recortes sin profundizar la paralización de la actividad económica o interferir en la normal prestación de servicios a los que está obligado el Estado.

"Estamos nadando en dulce de leche” fue la figura que utilizó el diputado Santiago Manuel Godoy para describir la situación de una provincia desbalanceada, después de dos décadas ininterrumpidas de gobierno justicialista. Ningún dirigente con funciones electivas –que no sea el Gobernador- pareciera tener ideas para aportar aunque sí se denuncia desde las bancas que el gobierno nacional ha perdido la brújula, que no acierta con la solución a los difíciles problemas y que excluye a las mayorías populares de los objetivos de las políticas públicas.

De esta manera, se vació de sentido a la gestión de gobierno provincial y de la llamada clase política pareciera que sólo se puede esperar que amplifiquen el sonido de los reclamos que expresa en la calle una ciudadanía movilizada.

Salta, 18 de julio de 2018

Te puede interesar