Oportunidad

Opinion 12 de julio de 2018
Se avanza en la aplicación en Salta de "Spotlight". Se trata de una iniciativa puesta en marcha en el mundo en setiembre pasado como una acción global conjunta de la Unión Europea y de las Naciones Unidas. Su objetivo es prevenir, atender y sancionar la violencia contra las mujeres y las niñas y su manifestación más extrema: el femicidio.
violencia genero

Por eso esta provincia es una de las tres seleccionadas en el país para desarrollar el proyecto, ya que tiene el triste privilegio de estar a la cabeza de hechos vinculados a la violencia de género. La situación justifica el estado de emergencia declarado hace ya tres años, en cuyo marco se extreman los recursos para enfrentar el problema, considerado como una pandemia.

De acuerdo a la información más reciente de ONU Mujeres, cada año 64 mil mujeres y niñas son asesinadas en el mundo. Catorce de los 25 países con mayor número de femicidios están en América Latina y el Caribe. En Argentina, 251 mujeres y trans murieron víctimas directas de femicidios durante 2017; el 93% de los imputados tenía vínculo o conocimiento previo con las mujeres asesinadas y el 71% de los crímenes fueron en la vivienda de la víctima, según el último informe de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia. En Salta, según registros periodísticos, en lo que va del año se cometieron 21 femicidios, sosteniendo la posición de ser la provincia con el índice más alto en relación a la cantidad de habitantes.

Los datos dan cuenta de la envergadura del problema aunque no explica muchos otros aspectos de un fenómeno complejo profundamente arraigado en las relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres, producto de normas, prácticas y comportamientos persistentes que discriminan a las mujeres en el hogar, en el lugar de trabajo y en la sociedad en general. Frente a ese cuadro, la lucha para modificarlo no ha sido homogénea. Según la sociedad, fue desde la indiferencia a la adopción desde el sistema institucional de medidas inadecuadas o insuficientes, que no ha permitido superarlo.

Pero se reconocen otras coincidencias; es una problemática que se ha mantenido en las sombras por demasiado tiempo. De allí la irrupción de Spotlight, un término que en español significa “bajo el reflector”, que simboliza la importancia de llevar luz para que pueda ser vista, abordada y eliminada. Seentiende que la violencia contra las mujeres se niega o se oculta y no puede sobrevivir a plena luz.

Desde mayo pasado, cuando se realizó un taller para avanzar en la iniciativa, Salta ha quedado incorporada a un proyecto de alcance mundial. Y no por méritos, lamentablemente, sino por la vulnerabilidad de sus mujeres, marginadas por un modelo cultural pero también por la pobreza y la mala calidad de los sistemas de salud y educación, que les quita oportunidades.

Hay datos precisos y hay urgencia. Se suman ahora la experticia de los promotores de Spotlight y sus recursos para financiar acciones. Queda en la inteligencia local potenciar esas virtudes, abandonando prejuicios y egoísmos, para alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Salta, 12 de julio de 2018

Te puede interesar