Nicolás Dujovne viajó a Nueva York para ratificar a los inversores de Wall Street que Mauricio Macri cumplirá con el FMI

Economía 09 de julio de 2018
Nicolás Dujovne pasará el Día de la Independencia de la República Argentina en Nueva York con banqueros e inversores americanos para ratificar que Mauricio Macri cumplirá con las metas de déficit fiscal e inflación acordadas con el Fondo Monetario Internacional.

Lagarde-Dujovne

El ministro de Hacienda y Finanzas tiene la orden presidencial de explicar en Wall Street que se está ejecutando un programa de ajuste de la cuentas públicas para fortalecer la economía nacional y evitar que la combinación de errores propios y abruptos movimientos financieros globales vuelvan a poner en jaque al programa político de Macri. Dujovne llegó a Manhattan acompañado por Guido Sandleris, secretario de Hacienda, y Santiago Bausili, secretario de Finanzas, quienes seguirán a Londres para cerrar una gira relámpago que tiene un solo objetivo político: asegurar a los inversores extranjeros que la Casa Rosada cumplirá las metas negociadas con el FMI.

En sus distintas variables ideológicas, el peronismo ha comenzado a argumentar en Estados Unidos que Macri deberá ceder frente a la presión de los gobernadores opositores para lograr la sanción del presupuesto 2019 y que es inevitable que solicite un waiver (perdón) al Fondo por incumplimiento de las metas acordadas en junio. No es la primera vez que el peronismo viaja a Wall Street y Washington para erosionar a un gobierno democrático que lo desplazó del poder: sucedió con Raúl Alfonsín en 1989 y se repitió con Fernando de la Rúa en 2001.

Macri conoce esta historia de traiciones políticas y hará lo necesario para evitar que sus probables adversarios electorales utilicen ciertos contactos con el entorno de Donald Trump para preparar una campaña presidencial sucia apoyada en las consecuencias sociales, financieras y económicas de la crisis que inició en mayo y aun no terminó. El Presidente asume los costos de una gestión errática en el manejo del tipo de cambio, las tasas de interés y la inflación, pero decidió enfrentar todas las operaciones que ejecutará el justicialismo para limar su imagen adentro y afuera de la Argentina.

Dujovne y su viaje a New York se explica en esta lógica de poder. El ministro de Hacienda y Finanzas se reunirá con los inversores norteamericanos que operan en Buenos Aires y su tarea consistirá en despejar dudas y ratificar que Macri no cambiará su programa de gobierno. En Wall Street hicieron ruido las versiones sobre nuevos impuestos y una ruptura del esquema de traslado de subsidios de la energía a las tarifas que pagan los consumidores. Estas versiones salieron de Balcarce 50 y llegaron sin escalas a Manhattan. Por eso, Dujovne reiterará como una letanía que no se crearan gravámenes y que los aumentos de gas y electricidad se ejecutaran en los plazos previstos.

En su presentación de hoy ante los inversores, el ministro reiterará la información que ofreció en su call de la semana pasada a banqueros y financistas:

-Las necesidades financieras para 2019 serán de 8.400 millones de dólares.

-Esos 8.400 millones de dólares se obtendrán en el mercado local y en pesos.

-No habrá control de capitales ni impuesto al turismo o a los pasajes al exterior.

-Se prevé que el déficit de cuenta corriente baje al 3 por ciento del PIB en 2018.

A la explicación de los números duros del programa económico y financiero –apoyados en el Memo con el FMI–, Dujovne deberá agregar su mirada sobre la coyuntura del país. La Casa Rosada aún no tiene los votos para sancionar el presupuesto 2019 y enfrenta una compleja negociación con las distintas facciones del peronismo en el Congreso. Macri no cederá una sola meta negociada con el FMI y no descarta aprobar por decreto el presupuesto para 2019.

Aunque en Wall Street ya saben que el Presidente no tiene intenciones de ceder ante los reclamos de los gobernadores, también conocen la situación económica en la Argentina y el peso de los movimientos sociales al momento de reclamar en la Plaza de Mayo. Los inversores se preguntan sí Macri está en condiciones de contener una protesta masiva encabezada por la CGT, el peronismo, los líderes sociales cercanos Francisco y las distintas agrupaciones de izquierda. Un conglomerado opositor que se fortalecerá cuando se conozcan los índices de pobreza, indigencia y desempleo de los próximos meses.

Dujovne deberá extremar su capacidad explicativa frente a los banqueros, inversores y financistas de Wall Street. Acostumbrados a los beneficios sin atenuantes, los operadores globales desarman posiciones cuando sienten una mínima turbulencia en el poder. Difícil tarea tiene el ministro: en Manhattan conocen la historia de la Argentina, desde la Declaración de la Independencia a nuestros días.

Fuente: Infobae

Te puede interesar