Colaboracionismo

Opinion 04 de julio de 2018
La dinámica de la política argentina ha instalado el tema sobre el que seguramente la ciudadanía montará su decisión electoral en 2019. La economía ha desplazado a la corrupción, cuya lucha ayudó a Cambiemos a repetir su triunfo de 2015 en los últimos comicios.
reunion

Pero más que las elecciones, la dirigencia está abocada a la problemática por las complicaciones que está generando a los gobiernos nacional y provinciales. El acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional y la elaboración del presupuesto para el próximo ejercicio fiscal son los datos en torno de los cuales se acopia información y se ordenan las posiciones frente a las exigencias por venir.

El grupo de gobernadores dialoguistas ha tomado la delantera, apurado por la convocatoria del presidente Mauricio Macri a participar de los recortes que demanda el ajuste exigido por el organismo financiero internacional. La tarea es compleja porque supera definiciones técnicas para lograr reducción de gastos e incremento de ingresos y avanza especialmente sobre el impacto social consecuente.

Esa es la responsabilidad que el gobernador Juan Manuel Urtubey ha delegado en su Jefe de Gabinete, luego de su definición política frente al panorama configurado por  la decisión nacional de eliminar el elevado déficit fiscal, profundizado por compromisos asumidos a través del acuerdo con el FMI. El mandatario ratificó su acompañamiento a la gestión del Presidente aun cuando disintió respecto del crédito stand by por entender que había otras instancias para acceder a una línea de financiamiento, alejando el riesgo de imposiciones de afuera.

Es así que Fernando Yarade llegó ayer a la reunión con ministros de Economía de otras 10 provincias con la predisposición a coordinar una estrategia en común de cara a la próxima discusión presupuestaria, manteniendo el fuerte compromiso de llegar a equilibrar las cuentas fiscales. Pero se agregó un condicionamiento significativo: nada de lo que se acepte en materia de cesión de recursos debe afectar los fondos sociales, como es el caso de los que financian parte de los sueldos docentes y la infraestructura educativa. También habrá límites a la reducción de la obra pública, no solo por lo que genera como desarrollo económico y social sino como fuente de empleo en la mayoría de las provincias.

Todas las decisiones que se adopten desde el sector de la oposición en el que se ubica el gobierno salteño, tienen un horizonte político que necesariamente se ubica en las cercanías de los comicios del próximo año. De allí que a través de la figura del principal miembro del gabinete provincial también habrá señales respecto del armado de una alternativa que sostenga otras opciones al actual modelo económico. El Jefe de Gabinete del gobernador Urtubey se sumará al análisis público de la economía tras el acuerdo con el Fondo, que realizará el equipo económico del Frente Renovador en la sede nacional del Partido Justicialista.

Dos economistas con aquilatada experiencia política, como es el caso del diputado nacional Marcos Lavagna y el ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, armarán con Fernando Yarade un panel que anticipa severas críticas al eje vertebrador de la gestión nacional de Cambiemos. Dejarán en claro que otro plan es posible, pero especialmente marcarán que los esfuerzos  estabilizadores de un grupo de gobernadores no necesariamente es colaboracionismo.

Salta, 04 de julio de 2018

 

Te puede interesar