Riesgo

Opinion 03 de julio de 2018
Las complicaciones de la economía argentina tienen muchas imágenes que la corporizan. Las más comunes se vinculan a una sucesión de reuniones que vienen realizándose con razones diferentes pero con el objetivo de lograr acuerdos, para morigerar el impacto social de las dificultades.
economia

Hay cuatro que tienen como hilo conductor el ajuste fiscal que debe expresarse en el próximo presupuesto nacional, cuyo proyecto ha comenzado a delinearse. Los ministros de Economía de varias provincias gobernadas por el justicialismo definen hoy en un encuentro las líneas generales de negociación, dado que hay matices que pueden convertirse en diferencias. No todas tuvieron la oportunidad de mejorar sus ingresos elevando impuestos cuando la mayoría debió bajarlos.

También en esta jornada se trata el ajuste en ámbitos parlamentarios. En este caso van al fondo de la cuestión, que es el acuerdo por un crédito stand by acordado con el Fondo Monetario Internacional. Influirá de manera directa en la economía  de todos los argentinos, según la mirada del diputado salteño Javier David, miembro de la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Exterior.

Una tercera reunión no menos significativa es la que en esta jornada acerca al presidente Mauricio Macri con un sector que había comenzado a tomar distancia ante la eventualidad de perder ventajas que fueron instauradas por la actual gestión. Entre advertencias cruzadas, la Mesa de Enlace de entidades agropecuarias muestra las ventajas de seguir bajando retenciones con más producción en el primer semestre del año y una mayor liquidación de divisas.

En tanto, mañana será el turno de los movimientos sociales, cuyos referentes arreglarán con el Gobierno Nacional el incremento de la asistencia del Estado a la franja más desfavorecida de la población que, sin embargo, ha logrado una consideración puntual en el acuerdo con el FMI. Para atenuar el deterioro de las condiciones sociales pero, especialmente para evitar la conflictividad que se expresa en protestas callejeras, se reforzarán las partidas destinadas a planes sociales utilizando recursos provenientes del préstamo del organismo internacional.

Cada uno de estos sectores tiene su cuota de poder por su influencia económica o política o por su capacidad de movilización y dominio territorial. Hay otros que deberán esperar que se acomoden esas cargas para resolver sus dificultades.

Las economías regionales no han emergido a la superficie de las demandas, por lo menos como primera voz. Las pequeñas y medianas empresas también esperan su momento para encontrar el espacio desde el que puedan mostrar su decadencia, mientras suman caídas.

En Salta, la Cámara de Comercio e Industria ponderó los perjuicios que genera la ilegalidad. Con un promedio de 8 comerciantes ilegales por manzana del centro capitalino, según un  relevamiento del Observatorio de la entidad, se estima que las pérdidas que genera la actividad en negro ascienden a 12 mil millones de pesos al año.

El riesgo latente es que el curso de las medidas que se vienen puede transitar por el camino virtuoso de la solución o la senda viciosa de la política argentina, de remendar los agujeros hasta las próximas elecciones.

Salta, 03 de julio de 2018

Te puede interesar