Tolerancia cero

Opinion 25 de junio de 2018 Por
Hasta hace algunos años la tolerancia cero en EE.UU se asociaba con las duras políticas represivas policiales. Pero por estos días, el término ha adquirido una nueva dimensión al vincularlas con el tema migratorio y con la polémica medida del gobierno de Donald Trump de separar a los hijos menores de quienes intentan ingresar de forma ilegal a ese país.
donald trump

 

El concepto de tolerancia cero asociado a las medidas policiales o coercitivas ha sido retomada en diferentes momentos de la historia de EE.UU, incluso hubieron otros países que tomaron este concepto para llevar adelante determinadas políticas públicas. Doy 2 ejemplos, aunque con suerte dispar, por un lado el programa Hambre Cero en Brasil, que de la mano de Lula Da Silva logro sacar de la pobreza y de la indigencia a millones de brasileños y por otro parte la propuesta de Desocupación Cero del presidente Macri con los resultados que están a la vista, es decir 2 millones de desocupados según un reciente informe.

En el caso de Estados Unidos, las políticas de mano dura buscan castigos ejemplificadores, por ejemplo contra quienes porten armas en las escuelas, conduzcan ebrios o consuman o venda drogas. Y más atrás en el tiempo estaban asociadas a la ley de barrios seguros y limpios aprobadas en Nueva jersey en los años 70 con la finalidad de controlar la violencia.

Lo cierto, es que esta medida de mano dura a la inmigración ilegal, a la que el presidente americano tuvo que ponerle marcha atrás debido a la indignación generalizada que causo la medida, implicaba un nuevo enfoque de mano dura contra la inmigración ilegal, ya que el cruce ilegal hacia EE.UU paso de ser una infracción administrativa a considerarse como un delito federal, lo que implica enfrentar un proceso penal.

Esto lleva a que los menores que llegan con sus padres, sean considerados no acompañados y pasen a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos, para luego ser enviados a la casa de algún familiar, a hogares de tránsito o directamente a refugios.

Desde el  inicio mismo de su mandato Donald Trump marcó como prioridad el combate a la inmigración indocumentada, con una retórica agresiva que le ha valido acusaciones de xenofobia y racismo y en este último tiempo había reforzado su discurso contra la inmigración ilegal a raíz de una caravana de inmigrantes que llego hasta la frontera proveniente de Centroamérica.

Pero afortunadamente pudo más la opinión pública nacional e internacional que arrincono al presidente americano para que dé marcha atrás con esta decisión.  Como dijo alguna vez el cantante español Ismael Serrano: Hoy por hoy existen dos superpotencias en el mundo: Una es Estados Unidos, la otra eres tú la opinión pública.

Te puede interesar