Razones

Opinion 12 de junio de 2018
El gobernador Juan Manuel Urtubey se reunió ayer con el presidente de Bolivia Evo Morales para “potenciar acciones complementarias de desarrollo productivo, comercial y social”, según la información oficial. El encuentro se realizó en el Palacio de la Gobernación de Cochabamba, ciudad hacia la que viajó el mandatario provincial sin que hubiese anuncios previos. Por el contrario, se aguardaba su presencia en un acto organizado por la Presidencia de la Nación argentina.
urtubey morales

Siempre de acuerdo a la información oficial, Urtubey y Morales coincidieron en fortalecer el desarrollo regional complementando actividades productivas en las zonas fronterizas, puntualizando la importancia de promover un polo petroquímico de manera conjunta. El acuerdo se alcanzó a poco que el Gobierno de la Provincia llamara a licitación pública nacional e internacional para el otorgamiento de los permisos de exploración y eventual explotación de hidrocarburos.

Esta licitación había sido anticipada con breve antelación por el propio mandatario salteño, como una respuesta a las críticas por el ajuste que iba a generar el acuerdo que la semana pasada se alcanzó con el Fondo Monetario Internacional, cuya extrema rigurosidad requiere el acuerdo político de los gobernadores. Urtubey, en el marco de su reiterada intención de alcanzar la Presidencia de la Nación, insinuó la posibilidad de mejorar la deficitaria situación fiscal mejorando más los ingresos –con reactivación económica- que ajustando gastos hasta que duela, como viene anunciando la administración central, cuya planta de trabajadores será reducida.

En la reunión de ayer en el vecino país, se dio prioridad a una iniciativa productiva como la de generar un polo petroquímico complementando cadenas de valor, especialmente en la zona de Yacuiba; todo ello de manera paralela o quizás por encima de otras problemáticas como a situación de los bagayeros y el comercio fronterizo del que dependen cientos de habitantes de ambos lados de la frontera o  la lucha contra el narcotráfico y microtráfico sobre todo en puntos limítrofes, que en no pocos casos constituyen importantes núcleos urbanos.

A tenor de lo informado sobre la reunión, Bolivia necesita de una alianza estratégica para mejorar el aprovechamientos de recursos natrales no renovables, como los hidrocarfuríferos. Al igual que lo que ocurre en Salta, en el vecino país hubo muy poca exploración para ampliar las reservas de petróleo pero especialmente de gas, que solamente exporta a la Argentina y Brasil. En los últimos cuatro años, esa actividad fue golpeada por precios bajos del crudo y en más de una década de nacionalización, el vecino país no adquirió la capacidad de administrar y diseñar proyectos de industrialización. El propio presidente Morales afirmó que sigue pendiente la liberación científica y tecnológica. Salta, en tanto, quedó marginada de todo proyecto de desarrollo de sus recursos hidrocarburíferos.

Seguramente que de la reunión de ayer no surgirán las soluciones para ambos estados pero  hay señales de una relación productiva. Al menos, le dio al gobernador Urtubey  razones para el faltazo a una cita protocolar sobre la lucha contra las drogas.

Salta, 12 de junio de 2018

 

Te puede interesar