Tras devaluación, en Gobierno admiten "desaceleración" para los próximos trimestres

Economía 25 de mayo de 2018
En el Gobierno ya admiten que "la economía probablemente se desacelere en los próximos trimestres", y que el crecimiento será inferior al 3,5%, proyectado en el Presupuesto 2018, e incluso al 3% recalculado en marzo por Hacienda de manera informal.

ministerio de economia

Así lo aseguró  el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, al presentar los datos del Monitor Económico de mayo, en una rueda mini de prensa. El crecimiento proyectado "obviamente será afectado, pero todavía es muy aventurado para dar una estimación", de este año, indicó Castro, aunque las consultoras privadas ya lo ubican en torno al 2%, e incluso algunas se animan a proyectar números por debajo de ese nivel.

"Hacer futurología con respecto a cómo se va a comportar el PBI en cada trimestre me parece que todavía es muy apresurado, depende de la pérdida de la cosecha de soja, cómo será la de trigo, y cuál será el número final de crecimiento de Brasil", argumentó el funcionario, quien destacó el andar de la economía "venía de un primer trimestre muy positivo desde el punto de vista del PIB y el empleo".

Lo cierto es que los últimos datos del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), publicados por el INDEC el último martes, ya mostraron una desaceleración, fundamentalmente explicada por la intensa caída del agro (-5,5%): la actividad registró en marzo un avance de solo el 1,4% interanual, muy por debajo del 5% alcanzado en febrero.

Claramente las condiciones de la economía mundial mutaron en los últimos meses para la Argentina, fuertemente dependiente del financiamiento externo ante el gradualismo fiscal que lleva adelante la administración macrista. "Estamos en un contexto mundial que cambió, más volatilidad financiera, que impactó en la Argentina en el mercado cambiario, lo que afecta las expectativas para este año", dijo Castro.

Más allá de un eventual pronóstico a la baja, en el Ministerio de Producción subrayan que todavía "encontramos una economía en crecimiento, creando empleo, y que tiene condiciones que no ha tenido en el pasado, como un régimen macroeconómico con un tipo de cambio flotante, una economía en la cual el sector privado tiene un bajo nivel de endeudamiento".

A su vez "la resolución de la turbulencia cambiaria" y el retorno a las negociaciones con el FMI generan "condiciones de certidumbre para las metas del Gobierno". "Ahora estamos en una redefinición de las metas, sobre todo las del programa fiscal, pero creemos que están dadas las condiciones para crecer este año", resaltó.

En ese sentido, Castro explicó que el crecimiento previsto de Brasil (2,5%, según el Banco Central de ese país), más la cosecha de trigo, la construcción y el sector, fundamentalmente el automotriz, impactarán positivamente en otros sectores. "La buena noticia es que llegaron las lluvias, lo que impulsará de forma positiva en la cosecha de trigo en la segunda parte del año", dijo aunque reconoció que "no va a llegar a compensar el efecto de la sequía".

Te puede interesar