Pistas

Opinion 22 de mayo de 2018
El encuentro que se esperaba que sucediera el 27 de febrero, finalmente se hará tres meses después. El presidente Mauricio Macri se reunirá la próxima semana en Cachi con los gobernadores del Noroeste.
104811_20180521195044

En estos casi cien días, la dinámica política cambió el eje de debate y ya no se trata de un plan obras públicas. Virtualmente se colocará sobre la mesa el análisis del futuro de la región y del propio país, ahogado en una crisis fiscal de la que está emergiendo con el oxígeno de un crédito del Fondo Monetario Internacional, cuyos condicionamientos se desconocen.

Hay muchas pistas sobre los objetivos que puede tener la reunión que se extenderá entre el último día de este mes y el primero del próximo.  Frente a la complejidad de la situación argentina no hay que negarse a hablar, es uno de los datos que se deben considerar. Es lo que dijo el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, tras la reunión que mantuvo con el mandatario nacional, en la que se abordó el acuerdo que propone el Gobierno central.

También dijo que no puede haber un ajuste en términos de bajar la inversión necesaria para generar infraestructura social por un lado y la que dé competitividad a los sectores productivos. Esa postura, que viene reiterando el titular del Ejecutivo provincial, fue ampliamente expuesta en declaraciones periodísticas por el titular de la cartera económica, Emiliano Estrada.

Al gobierno local le importa el desarrollo regional y no es para menos frente a una situación caracterizada por indicadores negativos, como el crecimiento de la desocupación al cierre del primer cuatrimestre del año. El cierre del Ingenio San Isidro es un fantasma que planea sobre cualquier análisis respecto de las expectativas futuras. Para el Ministro de Economía, Salta y el noroeste están fuera de la agenda de discusión nacional porque no se tratan las cuestiones vinculadas a la productividad del interior del país.

Sus agravantes en el norte son los de siempre; la logística, el transporte, la falta de infraestructura y la falta de desarrollo del ferrocarril, entre otros, precisó el funcionario. Y no son precisamente los temas que trata el gobierno nacional cuando toma decisiones que demanda la macroeconomía.

El encuentro de gobernadores del NOA  sería posterior a una definición del Senado de la Nación en torno del proyecto de ley sobre tarifas que, al parecer, dejó de ser una línea de acción directa de los mandatarios.  Según la bancada mayoritaria de la Cámara alta se daría sanción definitiva, aprobando la iniciativa con media sanción de Diputados. En ese orden, se le adjudica a fuentes cercanas a Urtubey haber explicado la postura de los mandatarios de tomar distancia de una decisión del Congreso, que será vetada por el Presidente de la Nación. Ello explica la decisión de rechazar el convite de los senadores a participar del plenario de comisiones del cuerpo.

Debe reconocerse que con escasas excepciones, los gobernadores no han retaceado su acompañamiento al Gobierno Nacional. Aportaron ideas, pusieron votos para la sanción de leyes fundamentales para la gestión de Cambiemos y bajaron los decibeles de los debates. Los yerros se deben adjudicar exclusivamente al que tiene la responsabilidad de diseñar y ejecutar las políticas públicas.

Salta, 22 de mayo de 2018

Te puede interesar