Dudas

Opinion 10 de mayo de 2018
Intendentes cercanos al gobierno de Cambiemos avanzan en la constitución de la Agencia Federal de Municipios. El propósito es lograr una alternativa a la Federación Argentina de Municipios, un organismo creado por ley para institucionalizar la relación entre el Ejecutivo nacional y los jefes comunales de todo el país y entre ellos. Si bien se presenta la iniciativa despojada de toda intencionalidad política, es una señal más que se avanza hacia un año electoral.
intendentes

La FAM, creada en las postrimerías del menemismo, fue concebida por la ley 24.807 como una entidad pública sin fines de lucro, facultada para representar a todos los municipios argentinos, mediante una asociación voluntaria. Fue dotada de ambiciosos objetivos, como el de constituirse en el ámbito institucional natural de convergencia de todos los municipios, defender la autonomía municipal y fortalecer una democracia participativa, pluralista y federal.

Sin embargo, desde el arranque, fue una herramienta al servicio del peronismo, utilizada por los intendentes del conurbano bonaerense para fortalecer su poder y extender su influencia a todo el país. Hoy está pagando con su vaciamiento el desvío de sus propósitos originales.

Luego del triunfo del macrismo, la Federación de Municipios quedó en manos de la intendenta de La Matanza, Veronica Magario, en un acuerdo entre el oficialismo y la oposición. A dos años de esta decisión, los intendentes de Cambiemos decidieron aislar a la entidad bajo la sospecha que es el último bastión kirchnerista, según lo señaló el jefe comunal de esta ciudad Gustavo Sáenz.

Un rápido repaso de las actividades de la FAM le estarían dando razones a quienes están impulsando un nuevo foro. El último acto de la entidad fue la firma, el lunes pasado, de un convenio de cooperación con la Fundación Sustentabilidad - Educación – Solidaridad, en el marco de la iniciativa “Zona Libre de Guaridas Fiscales”, contra la utilización de paraísos fiscales y cuentas offshore. El objetivo es lograr cambios de comportamiento desde la gestión pública a través de una mayor presión de los municipios sobre el sector privado, mediante la inclusión de estos criterios en sus convocatorias de licitación pública.

No pareciera que se trate de una preocupación de los vecinos de cualquier municipio del país, aun cuando se debe valorar que la corrupción sigue siendo una de las principales preocupaciones ciudadanas. Tampoco pareciera que lo es de la Fundación SES, que según el Registro INADI de Organizaciones de la Sociedad Civil, es una ONg de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuyos objetivos se vinculan a la temática de adolescencia y juventud, incluyendo la diversidad sexual.

El interés del intendente salteño y sus pares del macrismo es sumar a otros para armar una nueva asociación, a los fines de fomentar el desarrollo de las comunas y formar equipos técnicos multidisciplinarios que puedan ayudar a centenares de municipios del interior del país que no cuentan con recursos para solventar la realización de proyectos ejecutivos específicos.

El uso espurio de instituciones lleva a su fracaso y generan vacíos que terminan llenándose con otras, cuya legitimidad de propósitos también genera dudas.

Salta, 10 de mayo de 2018

Te puede interesar

Te puede interesar