Madurez

Opinion 03 de mayo de 2018
Una nueva versión de diálogo político se desarrollará mañana, cuando el Gobernador de la provincia se reúna con referentes de distintos partidos que solicitaron la reunión. Tal es lo que indica la información oficial sobre el encuentro, destinado a analizar temas referidos a la institucionalidad en la Provincia de Salta.
reunion

Es la misma razón de su antecedente inmediato, la ronda desarrollada en abril de 2017, en varias instancias de la que participaron la mayor parte de los referentes de partidos que operan en la Provincia. Ese diálogo había sido anticipado en su discurso ante la Asamblea Legislativa de apertura del pasado período ordinario de sesiones.

En esa oportunidad se destacó la necesidad de consolidar la institucionalidad, mediante un debate en torno de la realidad de la provincia, tanto en el orden social como en el de las perspectivas económicas; obviamente, en un año electoral como el del año pasado, no quedaron afuera los temas de la agenda política. Tan amplio temario no dejó nada concreto más allá de la buena voluntad de los referentes partidarios de exponer su opinión sobre el momento por el que atravesaban Salta y el país. Fue así al punto que hasta participó el Partido Obrero, que había considerado a la convocatoria como una maniobra política, pero dejó para su consideración un documento con seis puntos que estimaba importantes para llevar adelante.

Pero no se llegó a completar el propósito original. El contacto con las cúpulas partidarias no continuó con las reuniones con sendos equipos técnicos que debían concretar en proyectos las propuestas con consensos.

Si bien en el caso de la reunión de mañana no hubo mayores anuncios, se aclaró que no es iniciativa del Gobierno Provincial. Por el contrario, se trata de un pedido de audiencia para tratar temas referidos a la institucionalidad, según el comunicado de prensa.

Un rápido análisis de la misma indica que hay ciertos elementos que le dan razón al gobernador Juan Manuel Urtubey cuando pondera la calidad institucional de la democracia salteña. Uno de ellos es que se trata de un estado que no vio interrumpido ningún mandato desde 1983 a la fecha. Los tres poderes funcionan sin conflictos en su relación, aun cuando  en algún momento se desarrolló un juicio político contra miembros de la Corte de Justicia, ajustado a los mecanismos previstos al respecto o el Ejecutivo no tuvo mayoría propia en la Legislatura.

Ese repaso hace suponer que la principal preocupación que llevará a referentes de distintos partidos, algunos de ellos con funciones parlamentarias, a una reunión con el mandatario es la eventual reforma constitucional mediante un fallo del máximo Tribunal de Justicia.  O en un sentido ampliado, quizás se presente una posición acordada en torno de debatir la necesidad de esa reforma y aprobada la ley correspondiente, en las elecciones de 2019 se elijan convencionales constituyentes.

Como sea, la importancia de esta reunión está dada por la actitud de tratar y resolver las cuestiones de fondo mediante un diálogo maduro, que supere las contingencias de los posicionamientos sectoriales.

Salta, 03 de mayo de 2018

Te puede interesar