Paso

Opinion 02 de mayo de 2018
El Gobernador de la Provincia está desplegando una apretada agenda de reuniones con distintos interlocutores. El programa incluye actividades fuera de la sede de su gobierno, pese a lo cual hay un hilo conductor que suma cada movimiento a un proyecto que motoriza su actividad.
urtubey_1

A esta agenda, los observadores llaman campaña presidencial en una etapa preparatoria, fortaleciendo la estructura política local y atando vínculos con referentes del resto del país. Durante el fin de semana largo, se sucedieron con ese fin las reuniones con la rama gremial del Justicialismo y con los intendentes de toda la Provincia. Seguirán esta noche con diputados oficialistas, a su regreso de El Chaco, hacia dónde viajó para firmar convenios que den un marco institucional a un trabajo gubernamental conjunto.

El encuentro con los jefes comunales ha sido el más significativo, con vistas afianzar un modelo de gestión descentralizado, que alivie las exigencias sobre el Ejecutivo Provincial. Con el propósito de analizar el avance de las políticas públicas planteadas para este año, hubo una exhortación a dar mayor agilidad en las gestiones para dar repuestas a las demandas sociales. Pero también, el mandatario advirtió a los intendentes que debido a los tiempos  complejos por los que atraviesa el país, se debe imponer la prudencia en materia de inversiones.

La síntesis indica que en lo que resta del año, las obras en desarrollo no se detienen y el interlocutor con el gobierno provincial será la Secretaría de Asuntos Municipales para que sirva de nexo entre los municipios y el gabinete. Ese será el espacio de intercambio de ideas y de proyectos mientras la cabeza del gobierno expande su radio de acción hacia otros puntos del territorio nacional.

Es cierto que las opciones de los jefes comunales no son amplias. Algunos, quizás la mayoría, ya está definiendo la continuidad de su acción a través de otro mandato, una práctica que es común en municipios del interior y se ha generado una necesidad recíproca de cuidar el frente político provincial sumándose a un proyecto más pretensioso como el que lidera Juan Manuel Urtubey.

El mandatario ha descripto hoy en Resistencia que la Argentina se debate en un momento clave, dentro del que ha reconocido el esfuerzo que se hace para resolver problemas históricos del país. Sin tomar una clara distancia de la gestión nacional, ha cuestionado la falta de una mirada federal.

Por ahora es el dirigente que fuera del oficialismo nacional exhibe una mayor dinámica política. No solo está construyendo una alternativa en un proceso de incertidumbre previo a la renovación de los gobiernos que se hará en 2019 sino que no abandona la intención de no complicar más a un gobierno que no ha encontrado todavía el rumbo para resolver las principales dificultades que impiden el crecimiento económico y, en consecuencia, el desarrollo social.

Se comprende así que su actividad apunte a sostener el armado de una gestión local que ingresó en su etapa final y la incorporación de un proyecto con mayores expectativas. El eslabón que le falta a esta cadena es la participación social que, seguramente, será el último paso.

Salta, 02 de mayo de 2018

Te puede interesar