Federalismo

Opinion 24 de abril de 2018
El presidente de la Nación Mauricio Macri pidió a los municipios y gobiernos provinciales que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos, para ayudar a aliviar la carga sobre cada consumidor, cada comercio y cada PYME.
0029077137

Lo hizo públicamente, para dar por enterados no solamente a gobernadores e intendentes sobre la necesidad de morigerar el impacto de los incrementos tarifarios, sino avisar a los usuarios que hay caminos alternativos al congelamiento de tarifas o a un mayor gradualismo en la adecuación de los precios de dichos servicios.

Se trata de una vuelta de tuerca a la decisión de no renunciar al ajuste sobre el sector, que ha tomado un alto tono político. Efectivamente, no hay sector político que se haya desentendido de la problemática ni estamento de gobierno que no se haya visto compelido a intervenir en la cuestión.

Mientras se aguarda con expectativa el resultado de una nueva gestión de la oposición para tratar mañana en sesión especial una veintena de proyectos en la Cámara de Diputados de la Nación, incluido el del régimen de precios razonables que expresa la posición de la Liga de Gobernadores -que presentara el diputado salteño Pablo Kosiner-, los convocados han comenzado a hacer público su posicionamiento.

Uno de los primeros gobernadores en reaccionar fue el de Salta, quien llevó el tema al seno del Gabinete provincial, que en su reunión semanal evaluó la cuestión tarifaria ante los aumentos, descartando que pueda haber una reducción del monto de las facturas a partir de decisiones provinciales. Hay una razón: en Salta no existen tributos incluidos en la facturación.

No tenemos nada que bajar como sí sucede en la provincia de Buenos Aires fue la explicación dada por el Ministro de Economía, Emiliano Estrada, quien hizo referencia al escenario de expresión de las políticas del presidente Macri. Efectivamente, tanto la provincia que gobierna María Eugenia Vidal como la Ciudad Autónoma son distritos que por sus particulares características tienen un margen de maniobra que les permite aplicar decisiones que para nada afectan sus finanzas y sí le facilitan generosas ganancias políticas.

El Gobierno Provincial está llevando esta cuestión a un punto que resulta insoslayable y es el del reclamo de atención a los problemas del interior profundo, que exhibe logística deficiente, mal estado de las rutas, falta de ferrocarril y los altos precios de los combustibles. Esta enumeración no es excluyente y se pueden señalar otras carencias que le quitan competitividad.

A todas luces, la pelea de fondo es por el federalismo económico. “Hasta que no tengamos una discusión de índole nacional, la planificación hacia adelante será de muy corto plazo y siempre unitaria”, dijo el ministro Estrada sugiriendo que las cuestiones puntuales son escaramuzas que, de todas maneras, no aseguran que se llegue a la batalla final.

Salta, 24 de abril de 2018

Te puede interesar